Mónica Molina: "José Coronado y yo hemos roto definitivamente"

Esta es una entrevista que a Mónica Molina nunca le hubiera gustado hacer. Es, por otra parte, la primera entrevista que concede en su vida teniendo como telón y motivo de fondo un retazo de su situación personal. Son éstas, asimismo, unas declaraciones que la artista realiza sabiendo que pueden ser, acaso, arma de doble filo. Sin embargo, las hace porque considera que uno de esos dos filos (el de las especulaciones ,las inexactitudes y las suposiciones sobre su vida sentimental)está yendo más allá de lo admisible. Y quiere, de alguna manera, poner en su justo punto las cosas, aunque sabe, por otra parte, que puede ser malinterpretada. Sin embargo, y sopesando ambos extremos, se ha decidido a hablar porque cree que debe hacerlo.
El punto central de nuestra conversación es su relación con el actor José Coronado. Una relación iniciada hace dos años y medio, y de la que hace tres meses nació una niña, Candela. Una relación que ahora, y según afirma la cantante, se ha roto definitivamente.
Mónica —toda ella dulzura, toda ella firmeza — responde a nuestras preguntas.

—¿Cómo estás?¿Cómo te encuentras interiormente?
—Estoy bien, me encuentro bien. Y si dijera lo contrario, estaría mintiendo. Estoy lo mejor que en estos casos se puede estar. Claro que, en mi situación, no se puede decir que estoy como unas castañuelas. Pero lo llevo bien. Lo mejor que se puede.
—Primero saltó el rumor de que habíais roto; después, José Coronado dijo, al parecer, «todo sigue igual». ¿Cómo está, en realidad, la situación?
—Nuestra situación, sentimentalmente hablando, está rota. Es decir, ya no estamos juntos como pareja. Pero nuestro trato es muy bueno, es excelente, porque ante todo siempre hemos sido amigos. Y porque creo que, cuando se ha querido mucho, aunque la relación como pareja se termine, ese amor está ahí, no se muere, el cariño no desaparece de la noche a la mañana.
—Al menos por tu parte. Estás hablando por ti, lógicamente.
—Yo no puedo hablar por él. Pero sí lo sé; una sabe cuándo te quieren y cuándo te han querido de verdad y mucho. Eso se sabe.
—¿Cómo está Candela, vuestra hija?
—Candela es una joya. Tiene tres meses y medio y es la alegría de la casa.
—Lleva vuestros dos apellidos, ¿no?
—Sí. Candela Coronado Molina.
—Su partida de nacimiento es la única constancia escrita de vuestra relación.
—Sí. Nosotros, como se sabe, no nos hemos casado. A nosotros nos une, en primer lugar, nuestra hija. Pero no sólo nuestra hija, conservamos la amistad que teníamos incluso antes de comenzar nuestra relación de pareja.

Más sobre: