Entrevista a Joaquín Cortés: 'Yo digo que soy un 'rebelde con causa'

Lleva dos años recorriendo con éxito numerosos lugares del mundo con su espectáculo "Live", pero Joaquín Cortés cree que ya es hora de regresar a España para responder al cariño que siempre le ha demostrado aquí el público: "La última gira por provincias en España fue en el 96/97 y con "Soul" y con "Live" habíamos venido sólo a Madrid y Barcelona y alguna incursión en Sevilla. Creo que el público español se merece ya mi vuelta y más después de seis o siete años". El "tour", que comenzará el próximo 22 de mayo y le llevará a recorrer numerosas plazas de toros de todo el país, coincide casi en el tiempo con el lanzamiento de "Live at the Royal Albert Hall", un dvd que recoge la presentación de su último espectáculo en el Royal Albert Hall de Londres. Ha sido dirigido por Russell Thomas, que ha trabajado con artistas como Jamiroquai y Robbie Williams y para su grabación, que tuvo lugar el pasado mes de octubre, se han utilizado doce cámaras. El resultado, un trabajo más al estilo película que espectáculo en directo, con el que Joaquín Cortés ha conseguido que su arte quede inmortalizado en un marco excepcional.

-‘Live’ es un tu particular pulso con el escenario, te conviertes en una especie de Gary Cooper ¿Te has sentido alguna vez "solo ante el peligro"?
Siempre he andado solo. El mundo en el que nos movemos los bailarines es muy difícil, es una profesión muy dura, sobre todo a nivel esfuerzo físico y psíquico, por eso ha habido momentos en el que me he podido sentir sólo en el sentido de que me he abierto solo al mundo, sin ningún tipo de ayuda, he ido abriendo mercados y buscándome la vida hasta conseguir hoy en día gozar de una aceptación en todo el mundo. Si, claro que ha sido como una lucha, yo digo que soy un rebelde con causa en lugar de un rebelde sin causa.
¿Incomprendido?
No en general, pero a lo mejor sí por el sector mediático español. Más que incomprendido me he sentido maltratado porque creo que hay muy pocos artistas españoles que sean internacionalmente conocidos, conocidos en todo el mundo, en los cinco continentes hasta el último país. Sólo conozco a dos y, conmigo, tres. De pronto haces cosas buenas por la cultura de tu país, llevas una imagen y una calidad a todo el mundo y de pronto hay como un boicot y dices "No entiendo nada".
Has madurado, eso se refleja en tus palabras y en tu arte...
Ya son 22 años como bailarín viajando por todo el mundo y 15 años como creativo, por eso el espectáculo es más maduro en todos los sentidos. Y personalmente también, tengo 34 años, son muchos años en carreteras y al final todo este tipo de vivencias que tienes te hace ser mucho más maduro y afrontar de otra manera las dificultades que surgen a la hora de crear un espectáculo nuevo: el tener ideas, el poder plasmarlas y dibujarlas, contar algo, en definitiva dar el máximo contenido al público.
¿El dvd de "Live" que has rodado en el Royal Albert Hall de Londres es otro sueño que has conseguido hacer realidad?
El que se grabe un espectáculo de danza es atípico, de pronto lanzarlo en todo el mundo con una discográfica que distribuye y colabora pues todavía es mucho mejor. Me apetecía muchísimo esto, y aunque habíamos lanzado un vídeo de "Pasión Gitana" en el año 1995, no fue a nivel mundial. Para mí fue un sueño poder hacer este vídeo en el Royal Albert Hall porque creo que es el templo de la música mundial, al igual que fue un sueño la primera vez que estuve en el Royal Albert Hall con "Pasión Gitana" en el año 95. Encima he tenido la suerte de que mucha gente ha querido colaborar desinteresadamente. Es un sueño porque creo, si no me equivoco, que soy el primer bailarín que ha actuado en el Royal Albert Hall, eso es algo histórico.
¿Te sorprendió el entusiasmo con el que te recibió el público británico?
Siempre digo que no hay público frío, sino espectáculo malo. Cuando un espectáculo es bueno el público es caliente aquí, en Pekín, en Sydney, en Nueva York, en Londres... A cualquier país que vayas, si el espectáculo es malo, la gente va a ser fría y distante, si es bueno, la gente se vuelve loca.
Creo que soy un privilegiado porque con todos mis espectáculos, desde que Pasión Gitana que dio la vuelta al mundo, hicimos 800 representaciones, cuatro años de gira, lo vieron más de un millón y medio de personas, hasta Soul que ha estado dos años nada más de gira, y ahora Live, que lleva también dos años, ha éxito tras éxito.

Más sobre: