La vida privada de Michael Jackson al descubierto ante 14 millones de espectadores

Martin Bashir vivió ocho meses a la sombra de Michael Jackson. Por ello, entre otras muchas cosas, vio de cerca como el cantante balanceaba en el vacío a su hijo pequeño durante su estancia en Berlín hace unos meses. Con toda la información recopilada a lo largo de ese tiempo, y una entrevista exclusiva en el rancho de la estrella, "Neverland", ha realizado un documental sin precedentes sobre la vida privada del que en su día fue coronado como el rey del pop. Dicho reportaje, que fue emitido ayer por primera vez en la televisión británica con el nombre de Livin with Michael Jackson (Viviendo con Michael Jackson) y seguido por más de 14 millones de espectadores,ha puesto al descubierto los anhelos, sueños, excentricidades de Jacko.

En dicho documental queda patente, por ejemplo, la obsesión del cantante por la eterna juventud, y aunque sólo reconoce haberse realizado dos operaciones de estética, algo difícil de creer vista la transformación física en los últimos quince años, afirma que "querría vivir para siempre" y aclara que el cambio en su color de piel es una enfermedad denominada vitiligo; tampoco faltan sorprendentes declaraciones como que no conoce de nada a la madre de su hijo Prince Michael II, y no esconde el perfil de comprador compulsivo que se le ha achacado tantas veces. Y es que, el propio Martin Bashir presenció una tarde de compras del cantante en Las Vegas y le vio con sus propios ojos gastarse la friolera de seis millones de euros (aproximadamente mil millones de pesetas) en muebles.

Según recoge la BBC, Michael Jackson también habló de su relación con los niños. El cantante explica que algunas veces duerme en el suelo y presta su cama a los pequeños, "¿Por qué no puedes prestar tu cama? Es lo mejor que puedes hacer". La acusaciones de abusos sexuales a menores vertidas sobre el cantante en 1993 contribuyeron al declive de su carrera, pero en el reportaje insiste en afirmar que no hay nada malo en su relación con los niños. "No era algo sexual, íbamos a dormir. Yo los arropaba y les daba leche caliente con galletas". Para demostrarlo le presentó al periodista a Gavin, un chico de 12 años que consiguió vencer el cáncer. El niño le contó a Bashir que siempre tuvo la ayuda de Michael, que sus padres están encantados con la amistad, y que no hay nada malo en compartir con él su habitación. "Mi mayor inspiración viene de los niños...todo está inspirado en ese nivel de inocencia. Me encantan que estén a mi alrededor".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más