Ainhoa, la gran sopresa

Con sus votos a Ainhoa, una concursante cuyo nombre, en un principio, no entraba como primero en las predicciones que se hacían -aunque hay que destacar que en la votación de hola.com, Ainhoa encabezó la votación de los tres favoritos con un 34 por 100 de los votos- el público ha recompensado no sólo la evolución artística y profesional de esta joven vizcaína, sino también la personal.

Nominada en varias ocasiones, tres concretamente -la primera de ellas en la primera semana del concurso, la segunda a mediados de noviembre y la tercera a mediados de diciembre- Ainhoa no contó a principio con el favor de sus profesores, que en ninguna de las tres ocasiones la salvaron, ni de sus compañeros. Fue el público quien respaldó su estilo y decidió que debía seguir su formación en la Academia.

Pero quizá fue la segunda nominación su punto de inflexión. Recordemos en esa ocasión la ironía se vio reflejada en su rostro, ella misma comentó al respecto que se había tomado "la nominación a cachondeo", pero a su llegada se vino abajo y sufrió un ataque de ansiedad del que tuvo que ser atendida en la enfermería. En esa ocasión, Ainhoa no había recibido ni un solo voto de apoyo de sus compañeros.

A partir de este momento, esta joven de Galdákano, pura energía y emoción, se mostró cada vez más segura de sí misma, y cada toque del jurado o de los profesores la hicieron más fuerte sobre el escenario, hasta el punto que de un tiempo a esta parte se ha superado a sí misma y sus interpretaciones han sido soberbias, dando lo mejor de sí y entregándose en cuerpo y alma a un público que ha visto en ella a una luchadora.

Más sobre: