Raphael abandona el hospital en el que fue ingresado por segunda vez el pasado lunes

El popular y querido cantante Raphael, que el pasado lunes fue ingresado nuevamente en la clínica La Luz tras haberse complicado la descompensación hepática que motivó su estancia en el hospital la pasada semana, ya está en casa. Arropado por su esposa, Natalia Figueroa, su hijos Manuel, Jacobo, la esposa de éste, la actriz Toni Acosta, y Alejandra, que según se ha sabido recientemente espera su primer hijo, el artista abandonó la clínica de La Luz rumbo a su domicilio donde espera recuperarse con el adecuado tratamiento médico y al lado de los suyos.

Según informábamos la pasada semana, Raphael fue ingresado en la citada clínica madrileña debido a una "ligera descompensación de una afección hepática antigua", según el parte emitido. Un problema de salud que, por otra parte, venía manifestándose desde hacía algún tiempo. Natalia Figueroa comentó al respecto que se trataba de una hepatitis B que el artista "venía arrastrando".

Aunque parece que el problema no reviste gravedad, buena prueba de ello era la sonriente cara que el artista mostró al salir de la clínica la primera vez, dos días después, y cuando ya se recuperaba en su casa, sufrió, según parece, un mareo seguido de un desvanecimiento por lo que su familia decidió que lo mejor sería volver a la clínica para que se sometiera a nuevas pruebas médicas. Según la explicación dada por su médico personal, el Doctor Estrada, el cantante fue reingresado ya que tenía que completar el tratamiento que había seguido en un principio y confirmó que su estado de salud era satisfactorio.

Más sobre: