Pavarotti, triste y desolado en el entierro de su hijo Riccardo

Tal como adelantábamos la semana pasada, Luciano Pavarotti, de sesenta y siete años, y su compañera sentimental, Nicoletta Mantovani, de treinta y dos, han perdido a uno de los gemelos que estaban esperando, un niño, tras un parto prematuro en el que sobrevivió el otro, una niña.

Según informó el director de la clínica Santa Ursula, de Bolonia, adonde Nicoletta fue llevada, decidieron practicarle una cesárea de urgencia al comprobar que al feto del varón no llegaba el oxígeno necesario tras treinta y una semanas de gestación. El parto, como decíamos, fue prematuro, ya que estaba previsto para finales del próximo mes de febrero. Luciano permaneció en todo momento al lado de la mujer que desde hace once años comparte con él vida y sentimientos.

Como decíamos, los doctores no pudieron salvar la vida del gemelo masculino, pero consiguieron sacar adelante al femenino, que pesó 1.750 gramos y se encuentra en buenas condiciones de salud,al igual que su madre, que tendrá que guardar reposo durante unos días. La recién nacida, que ha recibido el nombre de Alicia, deberá permanecer en una incubadora hasta que los médicos estabilicen su situación. «Sin duda —declaró una portavoz del famoso cantante —,éste ha sido uno de los peores momentos de su vida». Luciano ya tiene tres hijas: Lorenza, de cuarenta años; Cristina, de treinta y ocho, y Giuliana, de treinta y cinco (una de ellas le hizo abuelo el pasado mes de abril), nacidas de su matrimonio con Adua Veroseni, con quien estuvo casado treinta y cuatro años, hasta que se unió sentimentalmente con Nicoletta, su secretaria. Para ésta, la recién nacida es su primera hija. «Soñamos con una familia numerosa, pero me contentaría con uno o dos niños »,declaró Nicoletta cuando ya el tenor y ella no ocultaban su amor. Luciano,por su parte, manifestó: «Nicoletta me está regalando una segunda juventud».

Más sobre: