Las más bellas estrellas de la música se citan en los American Music Awards

El Shrine Auditórium de Los Ángeles se volvió a vestir de gala para acoger la gran gala de entrega de los American Music Awards (Premios americanos de la música). En esta ocasión, sin embargo, no todo el protagonismo fue para los premiados que tuvieron que compartir ser el centro de atención con algunas de las cantantes más admiradas del momento.

Mariah Carey, Britney Spears y Christina Aguilera no recogieron ninguna de las preciadas estatuillas pero su belleza y los atrevidos vestidos que lucieron las convirtieron en el centro de todas las miradas. Mariah lució un escotado vestido de raso en blanco y largo que acentuaba su figura. Britney, por su parte, escogió un traje corto de escote palabra de honor y sugerentes semitransparencias. Christina Aguilera, que recientemente fue elegida una de las mujeres peor vestidas del año 2002, llegó con una falda asimétrica y semitransparente en negro y un corsé del mismo color.

Carmen Electra, también con escotado vestido estampado, fue otra de las bellas damas que más admiración despertaron entre los asistentes mientras que la nota reivindicativa la puso la premiada a la mejor artista femenina del año, Sheryl Crowe. La cantante acudió con un smoking y una camiseta blanca en la que se leía: "La guerra no es la respuesta" en clara alusión a un posible ataque a Irak.

El gran triunfador de la noche, con cuatro galardones, fue Eminem, sin embargo, el cantante de rap fue también el gran ausente. Enrique Iglesias, con el premio al mejor artista latino, fue otra de las ausencias más destacadas en esta 30º edición de los AMA.

Más sobre: