El huracán Pau siempre es noticia. Ya sea por sus actuaciones electrizantes; por esas apariciones públicas cargadas de chispas; o bien por sus declaraciones sinceras, Paulina Rubio se ha convertido en personaje cercano y, cómo no, cálido y querido.

El 2003 le reserva novedades muy buscadas. Está preparando concienzudamente su gira con el fin de que se convierta en "la mejor del mundo". Asimismo aguarda impaciente a que finalicen las obras de su casa en Miami Beach (se llamará Ananda, felicidad en sanscrito). Y, además, su novio, Ricardo Bofill ha finalizado con éxito un tratamiento de desintoxicación. Con una sonrisa en los labios, y una energía permanente, el huracán latino inicia este año más fuerte que nunca.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más