Paulina Rubio habla por primera vez del problema de su novio

NO ME DA MIEDO EL QUE DIRAN

—¿Te da miedo el qué dirán?
—No. Entiendo que la información se deforma a medida que circula por los medios, y muchas veces dicen cosas desajustadas, por no decir falsas.
—¿Te importa que se sepan tus secretos?
—No tengo secretos. Soy muy abierta conmigo misma, y eso se lo transmito directamente al público.
—¿A quién no le contarías nunca tu mejor secreto?
—A un enemigo; por suerte tengo pocos.
—¿Hay que atar corto al amor?
—No. Hay que dejar que respire, que haya espacios para que cada persona se desarrolle individualmente, y así la pareja crezca y madure.
—¿Hay que dar siempre rienda suelta a la pasión?
—No. El mundo del ocio sin control es peligroso, como ha sido demostrado una y otra vez. Tiene que haber disciplina para poder alcanzar los objetivos, para cumplir los planes. Aunque al final, si te organizas bien, hay tiempo para todo.
—¿Cuándo te vuelves vulnerable?
—Quizá cuando no llego a cumplir con todo. A veces es imposible hacer todo lo que te exigen. No soy «super-girl »,soy de carne y hueso. (Risas.)
ME GUSTA BUSCAR LA VERDAD

—¿Mujer de acero o de seda?
—Acero y seda, ying-yang, paso a paso, midiendo tu propia fuerza.
—¿De luz o de oscuridad?
—Son ciclos, como bien sabían los aztecas. Fuego y agua, luz y oscuridad: juntos hacen que gire el eterno devenir del tiempo.
—¿De realidad o de quimera?
—Realidad, me gusta buscar la verdad.
—¿Femenina o feminista?
—Femenina, por supuesto. Hay muchas formas de ser feminista. Yo tengo la mía, a través de mi música, mis conciertos, mis mensajes a las mujeres.
—¿De sobresaltos?
—Algunos, nunca duraderos.
—¿Fiel hasta la muerte?
—Leal y fiel hasta la muerte.
—¿En qué no gastas nunca dinero?
—En tonterías. Sólo compro lo que necesito para viajar y cantar.

Más sobre: