Rosa brinda con todos por el nuevo año: 'Más que el amor de un hombre, necesito el de mi familia'

—Pero debes de tener a esa persona amiga a quien le cuentas los más íntimos sentimientos...
—No existe esa persona. No tengo una amiga...Bueno tengo una, pero ella está en su trabajo. Ahora que estamos separadas, para qué contarnos penurias. Cuando nos vemos queremos contarnos cosas alegres, y ya está. Soy una persona que me lo trago todo, y eso es malo, porque el vaso, cuando se colma, acaba explotando. A lo mejor no quiero que profundicen más en mí, porque me harían más daño. Con esto no quiero decir que soy una copa de cristal, sino que esa copa se está reforzando. Soy muy joven y tengo una familia que siempre va a estar a mi lado. Y mientras no me falten, porque se hayan ido al otro lado, Dios no lo quiera, nos vamos a tener los unos a los otros. Tengo miedo, porque el tiempo está pasando muy deprisa. Todo pasa volando. Tengo veintiún años. Como siga teniendo más edad y la misma mentalidad, me voy a perder en este mundo de Dios, al que me han traído. Me gustaría poder gritar con mi hermano en la calle y jugar, pero pienso mucho en la opinión de la gente. La cabeza funciona a todas horas, y aunque quieras controlar lo que piensas, es imposible.

«QUIERO APRENDER »
—¿Duermes poco, Rosa?
—Ahora estoy muy nerviosa porque ya empiezo de nuevo ,y creo que todavía tengo que aprender mucho como artista. Creo que no debía de empezar como he empezado. Ahora mismo, para que te sitúes, estaría en el proceso de intentar adelgazar. Va todo muy deprisa. Quisiera saber inglés, dominar el escenario. Quiero aprender.

—¿Qué es para ti la Navidad?
—Estar con la familia, meterme en la cocina, poner la mesa para todos, vivir con ilusión cada detalle .No tengo, sin embargo, mucho tiempo para celebraciones, porque estoy con el logopeda y tengo también otras cosas que hacer...Algunos deberes de inglés, por ejemplo. Ya no es disfrutar la Navidad como antes, es decir, sin hacer casi nada.

—¿Haces muchos regalos en estas fiestas?
—Yo regalo durante todo el año. Me gusta regalar mucho en los santos y cumpleaños. Me gusta más regalar fuera de fechas, porque las personas se sorprenden más y me gusta ver su reacción.

—Me decías que querías escribir tu diario para contar las cosas que te ocurren día a día.
—Todavía no quiero empezar, porque me da miedo que me lo descubran. Lo tengo en la mente. Me da un poco vergüenza que lean algo que yo escriba. Cuando sea más mayor, no me importará, pero ahora sí. Creo que todo el mundo necesita escribir, y claro, hay tanta gente a la que tengo que explicarle cosas...Cuando me vea más preparada, contaré todas esas cosas.

—¿Cómo es tu relación con tus compañeros de «Operación Triunfo »?
—Muy buena. Nos vemos de vez en cuando, porque cada uno ahora está con sus carreras, pero siempre que podemos nos vemos. Ahora que estoy en Barcelona nos vemos más a menudo.

Más sobre: