Carlos Lozano: "Me gusta mucho Miguel Nández porque compone de oído. Es un gran artista'

Desde hace más de un año vive a caballo entre Madrid, donde tiene fijada su residencia, y Barcelona, donde presenta el programa con más éxito de los últimos tiempos. Finalizada la primera edición de ‘Operación Triunfo’, y mientras David Bisbal, Chenoa, David Bustamante, Manu Tenorio, y los demás, ya vuelan en solitario, Carlos Lozano, al frente ahora de la nueva generación de concursantes, tira de las riendas de un directo de más de tres horas de duración cada lunes, siempre con una amplia sonrisa y el buen humor que le caracteriza.

-¿Después del éxito que tuvo la primera edición de Operación Triunfo, como te has enfrentado a la nueva edición?
-Pues con un poco de pena de dejar a los anteriores concursantes porque les he cogido mucho cariño, de hecho mantengo todavía contacto con todos ellos. Quizá para mi ha sido un poco pronto empezar con una nueva edición, pero claro, es lo que la gente demandaba, el público quería Operación Triunfo II y había que hacerlo. Estoy volcado en estos chicos, aunque aún pensando en los anteriores. Entre todos estamos intentado que los concursantes saquen su verdadera personalidad, que sean ellos mismos, que no intenten imitar a los de la edición anterior. El programa va muy bien, Operación Triunfo sigue siendo Operación Triunfo, un programa muy bien hecho y la gente lo sabe.

- ¿Cuál es tu secreto para enfrentarte todos los lunes a cuatro horas en directo desde hace casi un año?
Sentir lo que hago. Cuando sales a un escenario tienes que estar solamente centrado en lo que estás haciendo. Mi secreto es la sinceridad, no intentar aparentar más de lo que es uno y, sobre todo, guardar mucho respeto a los concursantes. No son chicos que van a aprender a cantar, son verdaderos artistas y les estamos ayudando a que lo demuestren. Por eso les trato con mucho respeto, como artistas y como estrellas. Soy muy natural, muy normal y corriente, con mis equivocaciones como todo el mundo, y ya está, no busco más.

-¿Qué opinión te merecen los concursantes de esta edición?
Creo que cantan muy bien. Por otro lado, siempre he dicho que el cariño que recibo de los chicos es el que yo les doy; los de la primera edición que, como te decía, mantengo el contacto con ellos me dicen que los actuales no me abrazan igual que hacían ellos, que no están tan pendientes de mí, pero no me preocupa. Mi cuerpo es un termómetro, el que me de cariño recibirá cariño, el que no me lo de, tampoco lo recibirá. Quizá esto puede dar lugar a que la gente piense que este año estoy volcado de una forma distinta, ¡Que va!, para mí son iguales, les tengo el mismo respeto.

- Se les ha acusado de ser menos espontáneos, de tener ya la lección aprendida ...
-Están más condicionados y saben más, hay que tener en cuenta que todos seguían Operación Triunfo 1. En la primera edición llegaron a la Academia sin saber muy bien lo que iba a ocurrir. Les hemos aconsejado que sean ellos mismos y que no actúen delante de las cámaras porque la gente es muy inteligente y sabe perfectamente cuando lo están haciendo y cuando no. Pienso que hay mucho nivel en la Academia, pero no hay que presionarles, su personalidad tiene que ir aflorando poco a poco, además, las comparaciones siempre son absurdas. Hay que darles una oportunidad, como personas y como cantantes, es otro programa, es otro Operación Triunfo.

Más sobre: