María Jiménez lloró de emoción en la presentación de sus memorias

María Jiménez no pudo evitar que las lágrimas asomaran a sus ojos en la presentación de sus memorias, ‘Calla, canalla’. Tras escuchar las elogiosas palabras que la escritora del libro, María José Bosch, y la editora, Raquel Gisbert, la popular cantante sólo pudo pronunciar una frase antes de comenzar a llorar:
"Yo creo que estoy poniendo a prueba mi corazón, no sabía que podía aguantar tantísimo". Minutos después, y entre aplausos, María insistía en que sus memorias no son un libro para llorar pero que para ella resulta muy emotivo rememorar su infancia y juventud.

'No es un libro para llorar'
Son unos recuerdos que le gusta compartir con sus familiares y seres queridos y, de hecho, afirmó que la noche antes de la presentación estuvo leyendo parte de él con una gran amiga. Sobre su vida, calificada por muchos como difícil y dura, María simplemente comentaba: "Creo que todo es un aprendizaje y Dios nos pone los impedimentos para ver si podemos superarlos".

Sin embargo, poco después María volvía a hacer gala del buen humor y la alegría que siempre la han caracterizado. La artista mostraba un pañuelo en el que destacaba el rostro de una mujer que ella misma había diseñado y que quiere que sea "una carta positiva, no para ganar dinero sino para la autoestima". Y así dejó ver también el original atuendo que escogió para la presentación de su libro, unos pantalones pirata de cuero negro y una chaqueta del mismo material en cuya espalda había un gran corazón de clavos.

María señaló que durante el tiempo que ha estado casada con Pepe Sancho, del que se separó el pasado mes de marzo, ha aprendido a hacer muchas cosas para ocupar las largas horas de soledad. "Al lado de este personaje que es mi marido -decía la cantante- no me he aburrido porque en tanto tiempo que he estado sola he ocupado mi tiempo y podría haber hecho hasta seis carreras".

Más sobre: