Eminem: el rapero blanco

Su trayectoria profesional está en alza. En Estados Unidos es un auténtico divo, acaba de debutar en el cine junto a Kim Bassinger con el filme 8 mile, y en Barcelona ha sido el gran triunfador de los MTV Europa. Eminem se alzó con tres de las cuatro estatuillas a las que estaba nominado: mejor artista masculino, mejor artista hip hop y mejor álbum por The Eminem Show. Sólo se le resistió la de mejor vídeo, que fue a parar a manos de Röyksopp.

Nacido en Kansas, Marshall Bruce Mathers (nombre real de Eminem) fue un niño solitario, abstraído, mal estudiante y con problemas para establecer relaciones sociales. Desde pequeño tuvo claro que el rap era lo suyo e Infinite (de 1996) fue el álbum con el que trató de introducirse, sin demasiado éxito, en el mercado discográfico. Lejos de darse por vencido, Eminem grabó un segundo disco en 1997, Slim Shady, con el que viajó a las Olimpiadas del Rap de Los Angeles. Esta fue su puerta hacia el éxito: obtuvo un honroso segundo lugar, la posibilidad de tocar en un programa de radio y hacer escuchar su disco a un ejecutivo de Interscope.

El álbum llego finalmente a manos de Dr. Dre quien hasta ahora ha sido el mentor de su carrera. Provocando reacciones de todo tipo, el ‘rapero blanco’ expresa lo que no le gusta de una manera directa y agresiva, a veces rozando los limites permisibles, y vende millones de discos.

Más sobre: