Los concursantes de Operación Triunfo sufrieron una aparatosa caída al romperse una escalera metálica del plató

Un desafortunado incidente impidió ayer la buena marcha de la cuarta gala de ‘Operación Triunfo’. Hacia las 17.30 horas, durante los ensayos generales, una escalera metálica de acceso al plató cedió al peso de los dieciséis chicos y se desplomó. Todos se vieron implicados en el aparatoso accidente, y cinco de ellos, Miguel Nández, Vega, Hugo, Tessa y Nika, fueron trasladados al hospital con distintas contusiones. Sólo Nika, que presentaba un traumatismo cranoencefálico, aunque los médicos insistieron en que no reviste gravedad, quedó ingresada veinticuatro horas en observación y se espera que hoy por la mañana reciba el alta médica. Por su parte, Miguel Nández tiene un brazo en cabestrillo y una contusión en el glúteo, Vega y Hugo tendrán que llevar unos días un collarín por el fuerte golpe que recibieron en las cervicales y a Tessa ha sido necesario escayolarle el brazo.

Nuevamente aplazadas las nominaciones y actuaciones de los concursantes
No obstante lo ocurrido, Carlos Lozano aparecía puntualmente a la hora de inicio del programa, acompañado por los once chicos que no tuvieron que ser trasladados al hospital y sorprendía a los espectadores con la noticia. Por razones obvias, la gala, que ya hace dos semanas tuvo que suspenderse por el desvanecimiento que sufrió Enrique Anaut, no pudo desarrollarse con normalidad. Ante este nuevo e inesperado imprevisto el jurado aplazó hasta el miércoles tanto las actuaciones de los concursantes como las nominaciones y la expulsión semanal.

Conexiones en directo con la Academia y con el hospital
Durante la hora y media aproximada que duró el programa, se insistió en que el incidente había sido más aparatoso que grave. Los mismo concursantes que estaban en el plató contaron lo sucedido, se hicieron varias conexiones en directo con la Academia, donde se encontraban Vega, quien afirmó: "Ha sido un susto muy grande, muy aparatoso más que nada, pero estamos bien y contentos de que no haya pasado nada", y Miguel Nández, que no perdió su buen humor: "Estoy bien. Antes no me salía la vuelta del baile, y ahora que tengo una contusión en el glúteo, me sale". Precisamente, la guitarra de Vega, que quedó destrozada, fue la que amortiguó la caída de Nández que, de otro modo, podría haber tenido consecuencias peores: "Estaba muy asustado porque cuando nos caímos no sentía los dedos, y aún ahora no los siento, pero me ha dicho el médico que es por un nervio del codo", siguió relatando el joven gaditano.

’Estoy bien, me duele un poco la espalda y ¡no podré bailar!, pero mañana estaré con vosotros!
Hacia las once de la noche, y tras haberlo anunciado en varias ocasiones, se hizo la conexión con el hospital barcelonés donde aún se encontraban Tessa, que aunque ya había sido dada de alta se quedó con Nika, Hugo, quien recibiría el alta minutos más tarde, y Nika, que, como decíamos, quedó ingresada en observación.

El doctor Miguel Videla, que atendió a los heridos a su llegada especificó que "Primero ha llegado Nika. Venía con diagnóstico de traumatismo craneoencefálico, le hemos practicado algunas pruebas, entre ellas un tac. La dejaremos en observación 24 horas y a finales de semana podrá hacer una vida normal. Tessa ha venido después, su diagnóstico son múltiples contusiones. Le hemos enyesado una mano".
"No ha sido nada agradable. Pero lo estoy intentado llevar lo mejor posible. Estoy feliz porque podía haber sido peor", afirmó Tessa, y Nika tranquilizó a sus compañeros: "Estoy bien, me duele un poco la espalda y ¡no podré bailar!, pero mañana estaré con vosotros!"

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más