Chenoa y David Bisbal, dos enamorados en París

Pinche aquí para opinar en el foro

Chenoa y David Bisbal eligieron París, la ciudad del amor, para perderse juntos durante un romántico fin de semana, lejos de fans, el estrés y la expectación que su popularidad suscita. Y ha sido precisamente en este marco cuando se les ha podido ver besándose por vez primera en público, lo que confirma una relación sentimental de la que se ha venido hablando desde hace bastantes meses, aunque ni la bella argentina ni el cantante la hayan querido hasta el momento confirmar.

Este viaje a la capital francesa se produce al día siguiente de que Chenoa finalizara su gira de casi setenta conciertos por España, en cuarenta de los cuales actuó junto a Bisbal. La pareja se reunió en Barcelona el mismo día en que Chenoa finalizaba la grabación de un vídeo en la Costa Brava, concretamente en una cala de Bagur. Al día siguiente, y acompañados por una asistente, partían con destino a París en un vuelo de Air France, llegando a la capital francesa alrededor de las cuatro de la tarde, dirigiéndose al hotel Scribe, situado en una exclusiva zona de París, cerca de la Plaza de la Concordia, el Boulevard de Saint Honoré y el hotel Ritz.

Cena surcando las aguas del Sena
Tras descansar un rato, y ya con el atardecer cayendo sobre la ciudad, la pareja abandonaba el hotel para dirigirse a cenar a un romántico restaurante flotante (un bateau mouche), en el que, a la luz de las velas, y bajo el tenue reflejo de las luces de la ciudad sobre el agua, recorrerían el cauce del Sena durante casi tres horas.

Para la cena, la pareja eligió un atuendo oscuro. Chenoa llevaba jersey rojo de cuello alto y una chaqueta de cuero idéntica a la que vestiría el cantante al día siguiente durante un largo paseo por la ciudad. David, por su parte, llevaba traje oscuro, con chaleco y corbata, lo que le daba al cantante un look totalmente diferente al que en él es habitual.

Rosas rojas para Chenoa
Momentos antes de embarcarse, David quiso darle una sorpresa a Chenoa, y le pidió a la asistente que les acompañaba que buscara un ramo de rosas rojas, a pesar de la hora. La ayudante logró encontrar en la calle una florista y guardó las rosas en el coche hasta el momento en que el bateau mouche, finalizada la romántica cena, atracó en el mismo lugar del que había partido.

Por otra parte, David Bisbal quiso inmortalizar el paseo por el Sena, y lo hizo con su cámara de fotos, con la que se le vio tomar numerosas instantáneas.

Más sobre: