18 mil personas aclamaron a Bruce Springsteen en Barcelona

Pasadas las nueve de la noche, entre la expectación de las dieciocho mil personas que se dieron cita en el Palau Sant Jordi, aparecían en el escenario Bruce Springsteen y su E-Street Band: Patti Scialfa, Steve van Zandt, Nils Lofgren, Clarence Clemons, en primera fila; el bajista Garry Tallent y el batería Max Weinberg, detrás, a los lados, Roy Bittan y el teclista, Danny Federici y, por último, el último fichaje del grupo, la violinisa Soozie Tyrell.

Se trataba del único concierto en España del músico de Nueva Jersey en su gira europea, que arrancó en París, y la expectación creada había sido mucha (las entradas se vendieron en tan sólo cinco horas). Y el auditorio de Barcelona se rindió a los pies del más puro rock and roll, de un estilo que ha conquistado al público durante décadas.

No hicieron faltas filigranas acrobáticas, ni despliegues escénico y luminotécnicos especiales, fue suficiente con la voz del boss entonando las primeras notas de The Rising, no sin antes haber saludado a los presentes con un ‘Bona nit, Barcelona’. A lo largo de más de veinte temas y dos horas y media de buena música, Springsteen y su banda provocaron pasión y delirio en un público intergeneracional, que escuchó exaltado las críticas del músico a la política belicista de Bush.

Más sobre

Regístrate para comentar