Carlos Berlanga, precursor de una época

Hijo del cineasta Luis García Berlanga, icono de la historia reciente de la música de nuestro país, precursor de una época que contribuyó al encumbramiento de Madrid como una de las capitales más vanguardistas de los años ochenta y símbolo de lo que se conoció como ‘la movida madrileña’, Carlos Berlanga fue, sin duda, uno de los baluartes del pop rock de nuestro país.

Admirador de Antonio Carlos Jobim, de Pet Shop Boys, de Bryan Ferry, de Etienne Daho, de Kylie Minogue y de Goldfrapp, Carlos Berlanga se distinguió por haber transformado la música española durante los veinte años que estuvo al frente de distintas agrupaciones musicales. Fue en 1978 cuando fundó, junto a algunos de sus amigos, el primer grupo punk del panorama, Kaka de Lux, comenzando un estilo de vida a la que se unió toda una generación de jóvenes emprendedores que fue bautizada como ‘la movida madrileña’.

En esta época, Carlos entró en contacto con Alaska, Nacho Canut, Eduardo Benavente y Ana Curra, con los que comenzó una de sus etapas de más éxito, Alaska y los Pegamoides, que editan su primer single, Horror en el hipermercado en 1980. En 1982 decidió emprender un nuevo proyecto al que pronto se le uniría Alaska y Nacho, Alaska y Dinarama.
La mano de Carlos Berlanga, que comenzó su carrera en solitario en 1990 con el disco El ángel exterminador, está detrás de temas tan conocidos como Bailando o Perlas ensangrentadas.

Más sobre: