La entrega de los 'Premios de la Música' de Mónaco convertida en la gran fiesta del ‘glamour’

La 14ª Edición de los ‘2002 World Music Awards’ de Mónaco, convirtió al Principado en una pasarela de glamour en la que se dieron cita las más conocidas estrellas de la música, los protagonistas del mundo del celuloide y las bellezas más espectaculares del mundo de la moda. Presidida por el príncipe Alberto -quien entregó el premio honorífico a toda su carrera a la mítica Gloria Gaynor- la ceremonia tenía, además del claro objetivo de reconocer el trabajo de muchos artistas, un carácter eminentemente benéfico, ya que la recaudación de las entradas se destinará en su totalidad a la construcción del hospital ‘Princesa Gracia’ en Mozambique, África. Por ello, no es de extrañar, que numerosas personalidades acudiesen al acto como muestra de su solidaridad.

La buena amistad entre Enrique Iglesias y Jennifer Lowe Hewitt
La actriz Jennifer Love Hewitt, escoltada por los cantantes Mark McGrath y Shaggy ejerció de perfecta anfitriona de una velada llena de emoción, brillo y galardones en la que Enrique Iglesiasy Shakira se encargaron de poner el toque latino. El cantante español, que triunfa en el mundo entero gracias a su álbum Escape, se alzó con los premios al mejor cantante masculino pop y al mejor cantante latino. Su presencia en el exclusivo Sporting Club de Montecarlo sirvió también para ser testigos de la buena amistad que mantiene con la estrella de Se lo que hicisteis el último verano, protagonista de su vídeo Hero.

Espectacular Kylie Minogue
Kylie Minogue, por su parte, volvió a demostrar por qué está considerada una de las artistas más atractivas del momento. La cantante llegó al Sporting Club con un sugerente traje negro y para su actuación escogió nuevamente unas botas altas y un mini vestido que dejaba a la vista su espectacular anatomía. Kylie, de 33 años, conquistó a todos los presentes con el tema que suena en todo el mundo, Can’t Get Out of My Head acompañada por una espectacular puesta en escena y triunfó al conseguir el premio a la mejor artista australiana.

Duelo de bellezas
La noche de los Premios de la Música de Mónaco -la princesa Estefanía estuvo presente en los ensayos de la gala- se convirtió en un duelo en el que las estrellas rivalizaron en belleza y glamour. Las modelos Rachel Hunter, Naomi Campbell, Adriana Karembeu, Victoria Silvstetd y Heidi Klum ejercieron de presentadoras de excepción. Mientras que Destiny’s Child, Kylie Minogue, Alicia Keys, Enya, Shakira o Alizee, la nueva revelación de la música francesa, entre otras, dejaron su arte sobre el escenario.
No faltó la nota masculina, representada por los diseñadores Dolce&Gabbana, por ejemplo, o el cantante Michael Bolton, que también fueron presentadores o Andrea Bocelli, quien dio muestras de su buena voz sobre el escenario.

Sigue la buena racha de Alicia Keys
Por su parte, la nueva reina del soul y del R&B, Alicia Keys, aún con la resaca de los cinco Grammy conseguidos hace unos días, siguió su buena racha y fue distinguida con el premio a la mejor cantante de Rhytm&Blues. La cantante neoyorquina ha vendido más se siete millones de copias de su primer disco, Song of a minor.

Dido, una de las últimas revelaciones de la música británica, que no viajó a Mónaco, se alzó con tres premios, entre ellos mejor cantante femenina pop, al igual que Enya -nombrada mejor cantante- y el trío Destiny’s Child, al que vimos actuar junto a Alejandro Sanz en la ya mencionada edición de los Grammy.

Más sobre: