Paul McCartney, U2, y Mariah Carey, en el emotivo espectáculo previo a la ‘Super Bowl’

Mariah Carey, Paul McCartney y U2, protagonistas de una noche marcada por la exaltación del espíritu patriótico y el recuerdo a las víctimas del 11 de septiembre

Unos 800 millones de personas estuvieron pendientes del encuentro deportivo más esperado del año en EE.UU.: la gran final de fútbol americano, popularmente conocida como la Super Bowl. El tradicional espectáculo musical que precede cada año al partido, estuvo en esta ocasión marcado por la exaltación del espíritu patriótico y el recuerdo a las víctimas del pasado 11 de septiembre.

Paul McCartney fue una de las grandes estrellas de la noche. Acompañado por su novia, Heather Mills, con la que contraerá matrimonio la próxima primavera, el ex Beatle disfrutó de la emotiva jornada y subió al escenario para interpretar su tema Libertad, en homenaje a los fallecidos.

Igual de emocionante fue la actuación del grupo británico U2, que entonó sus melodías ante una enorme pancarta en la que aparecían los nombres de todas las víctimas del ataque a EE.UU. La banda liderada por Bono puso de pie al auditorio, que no paró de vitorear, corear a los artistas y gritar consignas patrióticas.

Un silencio sepulcral invadió el Superdome cuando le llegó el turno Mariah Carey, que fue la artista elegida para cantar el himno nacional americano en la XXXVI edición del evento. A los 70.000 espectadores reunidos en el recinto, se unieron los 800 millones de televidentes que siguieron, desde todos los rincones del mundo, la actuación de la diva americana y el posterior partido entre los Rams de San Luis y los Patriots de Nueva Inglaterra. Estos últimos fueron los triunfadores.

Marc Anthony, que cantó a dúo con Mary J. Blige el himno America the Beautiful, los Boston Pops y Barry Manilow fueron otros de los cantantes que amenizaron la velada, que estuvo rodeada de unas extraordinarias medidas de seguridad.

Britney Spears, en el anuncio más caro de EE.UU.
La princesa del pop fue otra de las protagonistas de la noche, ya que apareció repetidas veces en el que se ha convertido en el anuncio más caro de la historia de EE.UU..

Britney, que no se encontraba en el Louisiana Superdome porque acudió con su novio, Justin Timberlake a la fiesta celebrada en el Planet Hollywood con motivo del encuentro deportivo, sigue siendo la fresca imagen de la firma Pepsi, que emitió su nuevo spot durante la franja horaria más cara y en el programa más visto del año en Norteamérica.

Más sobre

Regístrate para comentar