LA CAPA DE ARMIÑO UTILIZADA POR LAS REINAS JULIANA Y BEATRIZ DE HOLANDA EN SU CORONACIÓN ERA FALSA

La emblemática capa de armiño de la Casa Real Holandesa, que sólo se utiliza el día de la coronación como símbolo de la continuidad monárquica, es una falsificación realizada en secreto por el modisto suizo Erwin Dolder. La capa hoy con los ochenta y tres leones bordados en oro es una copia de la original desde hace cincuenta años. La auténtica fue considerada siempre como uno de los mayores tesoros reales y sólo se sacaba de la vitrina en la que se conservaba una vez en la vida de cada monarca.

Desaparecida desde hace más de medio siglo
La capa desapareció sin que nadie se percatara de ello hace medio siglo, en 1948, cuando el modisto Erwin Dolder fue requerido por la entonces princesa Juliana, a punto de ser coronada Reina, para que la restaurara y renovara. Fue entonces cuando Dolder decidió hacer una nueva, quedándose con la original. Para disimular, lo único que conservó de la verdadera fueron los ochenta y tres leones bordados en oro, que fueron cosidos en la copia, hecha con terciopelo suizo y restos de armiño procedentes de abrigos usados.

‘Souvenir’ de la Casa Real holandesa
En 1956, Dolder, endeudado y habiendo perdido el permiso de residencia en Holanda, fue repatriado a Basilea donde marchó llevándose el original de la capa con él. Hombre relacionado con ambientes extravagantes, en los años sesenta hizo ostentación en ellos de su valioso souvenir de la Casa Real holandesa, frecuentando bares donde lo lucía. Murió en 1970 y con él se perdió el rastro de la más valiosa pieza del vestuario de la Familia Real holandesa, ya que hasta ahora no se sabe nada de su paradero. Sin ellos saberlo, tanto la reina Juliana como su hija, la actual reina Beatriz, lucieron en el día de su coronación la capa de armiño falsificada.

Más sobre: