Backstreet Boys, 'NSYNC y Christohper Reeve, relevos de la antorcha olímpica

Célebres deportistas, estrellas del mundo del cine y de la música y personalidades del panorama político estadounidense serán algunas de las 11.500 personas que lleven la antorcha olímpica en la presente edición de los Juegos Olímpicos de invierno, que se celebrarán en Salt Lake City.

Entre famosos anda la antorcha
Uno de los más sobresalientes boxeadores de todos los tiempos, Muhammad Ali, todo un peso pesado de los cuadriláteros, inició el pasado 4 de diciembre en Atlanta -la ciudad que albergó los Juegos Olímpicos de 1996-, el largo viaje que recorrerá la antorcha, hasta el próximo 8 de febrero, alrededor de 46 estados de Norteamérica, siendo Minnesota, North Dakota, South Dakota and Hawaii los únicos que se pierdan la visita de la llama olímpica.

Desde entonces, a lo largo de este mes y medio, numerosos famosos del mundo del deporte, la música, el cine y la política se han sucedido en el relevo de la antorcha olímpica. El actor Christopher Reeve fue el encargado, por su coraje y fuerza de voluntad tras el grave accidente que sufrió hace unos años cuando se cayó de su caballo, para llevar la antorcha por las calles de Brooklyn, Nueva York.

En el ámbito musical, cabe destacar al grupo Backstreets Boys, considerado máximo exponente del fenómeno fan. Dos de sus componentes, Howie Dorough y Kevin Richardson, ya han transportado la llama olímpica: Howie, el pasado mes de diciembre en Florida, a beneficio de la Organización Dorough contra el Lupus, de la que es el fundador -su hermana, Caroline Cochran, falleció en 1998 de esta enfermedad- y Kevin, hace tan sólo unos días, en Los Ángeles, a favor de una organización de protección medioambiental. 'NSYNC, sus más cercanos competidores en lo que a ventas de discos y a admiradoras se refiere, se han sumado a esta propuesta. Lance Bass correrá también con la antorcha por una buena causa, recaudar fondos para una organización benéfica infantil.

Juegos Olímpicos deslucidos por los violentos actos terroristas
El presidente Bush, casi un mes y medio después de los brutales ataques terroristas a Estados Unidos, rindió homenaje al relevo de la antorcha olímpica recibiendo la llama de manos de Liz Howell -quien perdió a su marido en el Pentágono el fatídico 11 de septiembre- y encendiendo la caldera de cobre de la antorcha, que se encontraba en el sur del césped de la Casa Blanca. Asimismo, el alcalde Rudolph Giuliani mantuvo viva la esperanza en los corazones de millones de neoyorquinos devastados por los actos terroristas, llevando la antorcha olímpica al Rockefeller Center.

Más sobre: