Eric Clapton se ha casado en secreto con la madre de su hija

A los 57 años, Eric Clapton, el genio de la guitarra conocido en el mundo de la música como Mano Lenta, ha contraído matrimonio en Surrey, Inglaterra, con su novia estadounidense, Melia de McEnery, de 26 años.

Con la excusa del bautizo de su hija
Con la excusa de que iban a bautizar a su hija, Julie Rose, nacida el pasado verano en el hospital Methodist Riverside de Columbus, Estados Unido, y también a la hija mayor de Clapton, Ruth, de dieciséis años, la pareja convocó a sus familias y amigos íntimos en la iglesia de Santa María Magdalena en Ripley, Surrey, (Inglaterra)y fue para éstos una gran sorpresa encontrarse con que, después de que el sacerdote concluyera el bautizo de las niñas se iniciara la ceremonia de la boda de la pareja.

"Creo que tenemos aquí dos personas que quieren casarse" dijo el vicario de Ripley tras derramar las aguas bautismales sobre Julie Rose y Ruth mientras Eric Clapton y Melia McEnery se acercaban al altar.

Como Madonna y Guy Ritchie
Como hicieran el pasado año Madonna y Guy Ritchie, en Escocia, Eric Clapton y su ya esposa, de profesión diseñadora gráfica, decidieron unirse en sagrado matrimonio haciendo coincidir la fecha de su boda con la de la cristianización de sus hijas. Además del sentimiento religioso y familiar que suponía la celebración de dos acontecimientos tan especiales, la ceremonia del bautismo ocultaba parcialmente la conmemoración de otro evento que hubiera despertado el interés de los medios de comunicación internacionales: la boda de Eric Clapton

Diez años después de la gran tragedia
Eric Clapton, diez años después de la trágica pérdida de su hijo Conor, -que murió a los cuatro años al caer al vacío desde la ventana de un rascacielos de Nueva York-, ha vuelto a recuperar su sonrisa. El legendario guitarrista ha habilitado su mansión de la localidad de Ripley, al sur de Inglaterra, donde se encuentra enterrado su hijo primogénito, para vivir una nueva existencia. En Ripley, nació y creció Clapton bajo el cuidado de sus abuelos, a quienes creía sus padres hasta que a los nueve años supo que su querida hermana era, en realidad, su madre que lo tuvo a los quince años tras una relación con un soldado canadiense.

Y en este pequeño pueblo, tiene su residencia más preciada, una magnífica mansión en la que halló sosiego tras la desgraciada pérdida de su hijo Conor y el fallecimiento, en esa misma época, de un grupo de amigos en un accidente de helicóptero.

Clapton inicia una nueva etapa de su vida sin olvidarse, jamás, del que fuera fuente de inspiración de Tears in Heaven, la canción que el guitarrista compuso desde el dolor de la tragedia y, también, -aunque seguro que la llegada al mundo de su hija ha cambiado ese sentimiento-, tal y como él mismo dijo entonces, "la única persona a la que había querido de verdad"- cuando murió Conor desconocía la existencia de Ruth, su hija mayor.

Un hombre libre
Eric Clapton anunció el pasado año que ya no habría más giras mundiales. El guitarrista británico aseguró "que los viajes son cada día más agotadores y que lo único que realmente me hace feliz es quedarme en casa y disfrutar de mi bebé, que sólo tiene seis meses".
No obstante, entre los proyectos profesionales de Eric Clapton está el grabar un disco con el grupo Impressions, y el de prepararse -lejos de las ataduras de las compañías discográficas- para ser un hombre libre".

Más sobre: