Jennifer López conquista al público sueco con su ritmo y su belleza

La cantante comenzó su campaña de promoción europea en Estocolmo con una exclusiva fiesta a la que acudieron unos 500 invitados

La sensualidad, el ritmo y el toque latino de Jennifer López han desembarcado en Estocolmo. La actriz y cantante de origen puertorriqueño aterrizó en la capital sueca con su jet privado, dispuesta a fundir el hielo del frío invierno nórdico, para celebrar una fiesta privada, presentar su nuevo vídeo, que lleva por título Ain,t it funny, y conquistar a los presentes a golpe de cadera. Y lo cierto es que J.Lo llegó, sonrió y venció.

Una fiesta exclusiva
Ni el frío, ni la nieve, ni el carácter absolutamente privado del evento impidieron que decenas de sus admiradores se agolparan a las puertas del céntrico Café Ópera para ver la rauda entrada de Jennifer López en el local ataviada con un largo abrigo blanco y negro de piel y botas altas.

La fiesta, a la que asistieron unos 500 invitados, la mayoría conocidos rostros de los ámbitos musical y cinematográfico del país, ha sido el punto de partida de la gira de promoción que llevará a la bomba latina por varios países europeos, entre ellos Gran Bretaña, su siguiente destino. La artista, nacida en el Bronx, ha vendido más de siete millones de copias de su disco y, a pesar de ser toda una estrella en Estados Unidos, hasta el momento, se había preocupado menos del Viejo Continente.

Victoria y Magdalena, admiradoras de Jennifer López
No es extraño que la cantante, de 31 años, haya elegido Estocolmo para iniciar su tour. Su música está de moda en los países nórdicos y entre sus Victoria y Magdalena de Suecia, grandes admiradoras se encuentras las hijas de los soberanos suecos. La princesa Magdalena, que actualmente reside en Londres, tenía previsto viajar ayer a Estocolmo para pasar unos días y asistir, junto a su hermana, la princesa Victoria, a la exlusiva reunión.

Una estrella caprichosa
Considerada una de las estrellas más caprichosas del mundo del espectáculo, en esta ocasión, como en otras, también le ha precedido un largo elenco de exigencias. Según ha publicado un periódico sueco, la protagonista de Mirada de ángel, que según la ocasión viaja con un séquito de casi 100 personas entre estilistas, maquilladores, peluqueros, coreógrafos, cocineros etc., pidió una larga alfombra blanca de entrada al local, muchas flores, entre ellas lirios y rosas, también blancos y sofás del mismo color. Además, solicitó que hubiese todo tipo de frutas exóticas.

Más sobre: