Cher: ‘Me siento más segura en el cine, pero es más aburrido que la música’

La cantante, que actuará dentro de unos días en la gala de los premios Ondas, ha presentado en Madrid su nuevo trabajo discográfico, ‘Livin Proof’

Vestida de riguroso negro, con camisa estilo mosquetero, chaleco ajustado, botas de punta, melena rubia platino -mucho más corta de lo que es habitual en ella- y sus ya típicos anillos y crucifijos, Cher ha estado en Madrid demostrando que es una Prueba viviente -así se llama su nuevo disco, Living Proof presentado ayer la capital- de lo que es estar casi cuatro décadas sobre un escenario.

En su frenética gira promocional la actriz y cantante, que reconoció sentirse ‘más segura en el cine" aunque destacó que "es más aburrido que la música. Cantar es menos cerebral, más del corazón", llegó, visitó las tiendas más chic de la ciudad, y se presentó a la prensa -fiel al estilo nortemericano se reunió con los periodistas a los que saludó personalmente agradeciéndoles su presencia y su inestimable ayuda a la hora de reflejar su trabajo- antes de despegar en su jet privado hacia Berlín.

Su nuevo álbum, que saldrá a la venta el próximo 19 de noviembre, es reflejo y continuación de Believe (1998), el disco que la rescató del ostracismo musical en el que la artista se encontraba desde hacía varios años y la catapultó a los primeros puestos de las listas mundiales: "Fue algo inesperado y maravilloso. En este disco hay algunas diferencias pero los esencial es parecido". De hecho, su primera intención fue que se llamara S.O.B (las iniciales en inglés de El hijo de Believe) y ha contado con la colaboración del productor Mark Taylor, pieza imprescindible en el probable triunfo de este trabajo.

Cher, que en 1988 ganó un Oscar por su papel en Hechizo de luna, actuará el próximo 29 de noviembre en la gala de los premios Ondas en Barcelona pero no hará gira mundial, a la espera de que lleguen dos películas musicales, Mame y Enchated cottage. Cherilyn Sacristán -es su verdadero nombre-, de 55 años, considerada la reina de la cirugía estética, afirma que el secreto de su juventud radica en la genética de las mujeres de su familia: "Mi abuela tiene 87 años y sigue yendo al gimnasio", su madre, de sangre cherokee, mantiene la misma vitalidad: "Mi edad es la que siento, no la que tengo", ha afirmado la artista.

Más sobre: