Madonna se recupera de una hernia abdominal por la que tuvo que ser ingresada en el hospital

Seguidora incondicional del fitness, del yoga y de la comida sana, Madonna puede presumir, a sus 43 años, de poseer un físico fuera de lo común. La ambición rubia ha demostrado en el Drowned World Tour, su primera gira en ocho años, que sigue siendo la reina de los escenarios, que conquista a su público allí donde vaya y que su fuerza arrastra a miles de seguidores. Paradójicamente ha sido su espectáculo -porque los conciertos de Madonna son sobre todo espectáculo- el que le ha jugado a la diva del pop una mala pasada. Al parecer y según publican varios rotativos británicos, Madonna se recupera de una hernia abdominal resultado de sus continuas exhibiciones estilo cowboy en sus conciertos.

Divididos en cuatro partes bien diferenciadas y con un vestuario distinto para cada ocasión, diseñado por Jean Paul Gaultier, miles de espectadores -concierto de Madonna en Barcelona, Milán, Berlín, París y Londres y 12 ciudades estadounidenses- le han visto pasar de ser una punky agresiva a una geisha capaz de volar o una atractiva vaquera, con toro mecánico incluido.

Este último ha sido el causante de sus problemas puesto que los bruscos movimientos que Madonna ha aguantado sobre el animal en cada una de sus apariciones son los que desembocaron primero en dolores abdominales y después en una hernia. Aunque la artista sintió las primeras molestias cuando aún le quedaban varias semanas para concluir su gira, por solidaridad con el espectáculo terminó su viaje y rehusó cancelar cualquier concierto en el que se hubiera vendido alguna entrada. Una vez en Los Ángeles acudió al prestigioso hospital Cedars-Sinaí donde fue tratada y pasó una noche, la del 19 de septiembre, ingresada.

Al parecer, la noticia no se ha hecho pública hasta ahora debido al expreso deseo de Madonna de no preocupar a sus fans y de no centrar la atención de la prensa en un momento muy delicado para Estados Unidos, en plena crisis tras el ataque terrorista a las Torres Gemelas y el Pentágono.

Una vez recuperada, la estrella de la música ha viajado a Malta para comenzar el rodaje de Love, Sex, Drugs and Money, película en la que se pondrá Madonna a las órdenes de su marido, Guy Ritchie. La cinta, una adaptación del largometraje italiano Travolti da un insólito destino nell’azzurro mare d’Agosto (Swept away) de 1975, narra la historia de una mujer rica y caprichosa que, durante unas vacaciones en el mediterráneo se enamora de un pescador comunista.

Más sobre: