Michael Jackson regresa a los escenarios ‘escoltado’ por grandes estrellas

Tras seis años de ausencia, el cantante ofreció un concierto en Nueva York para celebrar sus treinta años de carrera artística

Michael Jackson ha regresado a los escenarios. Y lo ha hecho con la misma fuerza que le convirtió en el rey del pop de los años ochenta, con la intención de reivindicar su título, arropado por sus amigos más incondicionales y con el apoyo de miles de sus fans que pagaron entradas a precios astronómicos, -desde las 8 mil pesetas que costaba la más barata hasta las casi 500 mil de las más caras, eso sin contar los millones que desembolsaron algunas de las estrellas para estar en la zona vip-.

Treinta años sobre los escenarios
El escenario elegido fue el Madison Square Garden de Nueva York; focos, cámaras, rostros conocidos y lentejuelas no faltaron en el concierto-reaparición de Jacko, el primero de los dos recitales previstos -el segundo será esta noche en el mismo lugar- para celebrar sus treinta años de carrera en solitario. A sus 43 años, 35 de ellos como artista -el primer lustro junto a sus hermanos en los Jackson Five, y tras seis años de silencio, Michael Jackson se resiste a ser historia de la música pop, quiere seguir creando leyenda y demostrar que, a pesar de los escándalos vividos a mediados de los noventa, de los fracasos de disco HIstory, de sus polémicas operaciones de estética y de sus extravagancias, sigue siendo incombustible.

Rodeado de sus mejores amigos
El homenajeado y anfitrión de la fiesta llegó a la alfombra roja del Madison escoltado por Elizabeth Taylor, quien le definió como su "amigo más íntimo". Pasadas las ocho y media de la tarde, una hora después de lo previsto, Whitney Houston fue la encargada de dar el pistoletazo de salida a la emotiva velada, con una actuación que el cantante siguió junto a sus padres, Katherine y Joseph, la protagonista de La gata sobre el tejado de zinc y el actor, Macaulay Culkin, bastante más crecido que cuando nos hacía reír en Solo en casa.

La cantante entonó Wanna be starting something, tema del álbum Thriller, el segundo más vendido de la historia con casi 40 millones de copias, y tan solo superado por Hotel California de los Eagles. A esta actuación siguieron otras tantas: Billy Gilman, que interpretó Ben o Liza Minelli You are not alone también de Jackson. Britney Spears cantó junto al artista el famoso tema You make me feel, y también pisaron el escenario N’Sync, Destiny’s Child, Marc Anthony, Jill Scott, Shaquille O’Neal o Chris Tucker, entre otros.

De nuevo, los ‘Jakson Five’
La velada atrajo a rostros tan famosos como los de Naomi Campbell, Emilio y Gloria Estefan, la actriz Susan Sarandon, Janet Leigh, Yoko Ono, David Hasselhoff o Marlon Brando, prácticamente recuperado de sus problemas de salud, que se encargó del discurso de presentación. El momento más esperado y emotivo llegó cuando Jermaine, Jackie, Tito y Marlon se reunieron con su hermano menor sobre las tablas: después de veinte años los ‘Jakson Five’ volvieron a cantar juntos interpretando clásicos tan conocidos como Billy Jane o Black and white.

Una noche que sirvió para un largo recorrido de tres décadas. Tres horas y media de espectáculo -finalizó con todos los presentes entonando el tema We are the world- en los que el artista demostró que no ha perdido su toque mágico ni la capacidad de contorsionar su anatomía, tal y como lo hacía cuando era más joven. Con su característico guante blanco, Jackson sigue arrancando la admiración de su público, aunque la verdadera prueba de fuego será la publicación, a finales de octubre, de su nuevo álbum, que llevará por título Invincible, que ya se está promocionando a través del single You rock my world.

Más sobre: