Alejandro Sanz y Jaydy Mitchell, padres de una niña que se llamará Manuela

Alejandro Sanz y Jaydy Mitchell han sido padres de una niña. La pequeña, que ha nacido algunos días antes de la fecha prevista, ya que se hablaba de agosto, llegó al mundo el pasado sábado en la clínica madrileña de La Zarzuela en plena gira del cantante que viajó desde Pamplona y que se apresuró a mostrar su felicidad por la buena nueva durante el concierto que dio en Vitoria tras el nacimiento. Tanto la madre como la niña se encuentran en perfecto estado y han abandonado hoy el centro hospitalario hacia las 15:30 horas. A la salida de la clínica, Jaydy Mitchell, visiblemente emocionada ha contado a los periodistas que el parto fue bastante rápido, ya que ingresó a las nueve y media y la niña nació a las doce y veinte.

La recién nacida, que pesó 3,310 kg, se llamará Manuela, nombre que fue elegido por el cantante y su esposa meses antes del feliz alumbramiento, y que el artista ha llevado siempre en su boca y en su corazón durante su gira Con el alma al aire, con la que primero conquistó los escenarios americanos y con la que actualmente triunfa en los españoles. "Es un nombre que me gusta mucho y que suena a flamenco", afirmó hace unos meses.

"Cuando a tu vida llega un hijo, haces lo que haga falta
Ahora el artista cuyo tour se prolongará hasta mediados de septiembre, hará un alto en el camino para disfrutar de su pequeña a la que ha dedicado innumerables letras y canciones - así por ejemplo en el recital en el Santiago Calderón donde congregó a 50 mil espectadores-; el artista había anunciado en varias ocasiones su desdeo de estar presente en el nacimiento de Manuela De ello habló en la presentación del calendario de Alejandro Sanz de actuaciones en Madrid: "Me parece que no voy a tener vacaciones. Pero sí cogeré unos días para mí, para mi vida. Para cambiar pañales y todo lo que haga falta. Cuando en tu vida va a llegar un ser, una hija como en este caso, haces lo que haga falta. Yo, desde luego voy a hacer lo que haga falta, aprenderé. No creo que sea tan difícil".

Me siento padrísimo
Desde el momento en que supo que iba a ser padre, la alegría embargó a Alejandro Sanz y cada vez que hablaba de su hija, el cantante se henchía de orgullo abriendo su corazón a unos sentimientos que, como él mismo ha confesado, desconocía hasta el momento: "Me siento padrísimo. Seguramente todo lo que componga a partir de ahora tenga algo de ella, porque ocupa gran parte de mis sentimientos y porque todo lo que siento es nuevo y no sé como se llama".

El artista se ha mostrado tan emocionado con su paternidad que, en la última entrevista concedida, tan sólo un mes antes de la llegada al mundo de su hija, afirmó que después de Manuela quiere tener más hijos.

Jaydy: "No sé si será bailaora de flamenco"
Por su parte, Jaydy Mitchell, radiante y bellísima durante su embarazo, se convirtió en los últimos meses antes de dar a luz en la fan número uno de su marido. Aunque disminuyó su ritmo de trabajo -en su segunda aparición pública desde la noticia de su embarazo la vimos desfilar en Cibeles- no ha sido extraño ver a la modelo mexicana acudir a los conciertos, recitales y otros actos, como la fiesta que el cantante ofreció en Madrid para inaugurar su próxima gira por España en avanzado estado de gestación. "Yo creo que va a ser buen padre, vamos, ya lo es. Me cuida muchísimo...estoy feliz de tenerle ya a mi lado", decía entonces.

La pareja, que contrajo matrimonio hace dos años en Bali, ha paseado su dicha allí a donde han acudido y han respondido siempre amables a cualquier pregunta que se les hiciese sobre su próxima paternidad: "la niña se mueve bastante, no sé si será bailaora de flamenco. Si no fuera por los movimientos de la niña ni me enteraría", afirmaba la esposa de Alejandro Sanz durante la fiesta antes mencionada.

En otra de sus apariciones públicas, Jaydy Mitchell decía que estaba deseando tener a su bebé entre los brazos. "Nunca había tenido tanto amor dentro de mí, estoy que no aguanto, ya lo quiero ver". Ahora, Alejandro Sanz y su mujer han podido ver cumplido el mayor de sus deseos, ver la carita de su bebé, de la pequeña Manuela, que ha venido a culminar la felicidad de una de las parejas más estables del panorama artístico actual.

Más sobre: