The Corrs, Irlanda en el corazón y en la música

Tienen en su bagaje el haber sabido fusionar a la perfección los ritmos contemporáneos con las notas de la música tradicional irlandesa. En esa unión radica el éxito de los hermanos Corr. Sus canciones y sobre todo los instrumentos, que dominan de forma magistral, hacen del grupo uno de los mejores embajadores de la música celta en el mundo.

Crecieron en una bella localidad costera irlandesa situada a menos de cien kilómetros al norte de Dublín, Dundalk, en el condado de Louth. Cuatro hermanos, tan iguales y a la vez tan diferentes.

Jim
Jim, el teclado y el mayor, nació el 31 de julio de 1964. Tiene los ojos azules, algo que sólo comparte con Caroline. Cuando él soñaba con el grupo, sus dos hermanas pequeñas, Caroline y Andrea aún iban al colegio y Sharon trabajaba en unos almacenes. Destinado desde una edad muy temprana a ser músico, es el pensador de la familia; interesado en filosofía, es un hombre positivo que siempre tiene una broma a mano para animar en los momentos más duros.

Sharon
La segunda del grupo es Sharon, de 31 años que mira al mundo a través de unos profundos ojos verdes. Mala estudiante, no le gustaba ir a la escuela por lo que en cualquier despiste se escapaba junto a su violín, que toca desde los seis años, y que tanto carácter da al grupo. A nadie escapa la belleza de Sharon, la diplomática del equipo que, al igual que Andrea, fue elegida en su día la mujer más sexy de Irlanda.

Caroline
La siguiente componente del grupo y tercera por fecha de nacimiento es Caroline, de 28 años, encargada del bodhrán, la batería y los coros. Muy tímida, Caroline ha sabido perfectamente enfrentarse a su éxito y, en cada entrevista, en cada actuación, su sonrisa relajada encandila al público. Es la más perfeccionista y cree que todo se puede alcanzar en la vida con esmero y trabajo duro.

Andrea
La pequeña, Andrea, es la líder y cantante del grupo. Sus ojos marrones miran con suspicacia todo lo que le rodea. Todos están de acuerdo en que la benjamina de la familia tiene algo especial que le hace vivir intensamente cada una de sus actuaciones. Para ella, subirse a un escenario es poder expresar con intensidad sus sentimientos mientras disfruta de la compañía del público. De ahí que para The Corrs sea tan importante el directo y que Andrea improvise canciones y temas sin previo aviso.

Más sobre: