Las casas y las obras de arte, sus grandes pasiones

En Madonna, desde luego, se unen el talento artístico y un especial olfato para los negocios. Consciente de su privilegiada situación, la diva sabe llevar perfectamente las cuentas de casa y las riendas de su carrera. Según ella, no le gusta derrochar el dinero: "Se apreciar las cosas bellas, tengo cosas muy bonitas en mi casa, pero no me gusta derrochar mi riqueza. Soy hija de la clase media de Michigan y ese no es mi estilo", declaró a la revista Rolling Stones.

Mansiones en varias ciudades del mundo
Cuando la reina del rock ha gastado insultantes sumas de dinero ha sido para invertirlo y, en especial, en casas. Es dueña de mansiones en Nueva York, Miami y Los Ángeles. El año pasado vendió su propiedad Los Feliz, en el barrio más inn de Los Ángeles, una zona que descubrió adelantándose a muchos otros. Los 700 millones de pesetas que consiguió con la venta los reinvirtió rápidamente en una antigua mansión de Diane Keaton situada en el exclusivo Beverly Hills.

Madonna también ha contribuido a la buena cotización de los bienes raíces en Londres. Desde que comenzó su relación con Guy Ritchie, la megaestrella no ha dejado de interesarse por varios inmuebles de la ciudad del Támesis. El año pasado adquirió una vivienda en South Kensington que fue rápidamente revendida por más de 900 millones de pesetas. Compró también una mansión en Notting Hill al módico precio de 1750 millones, aproximadamente, lo que no le impidió hacerse con una casa estilo georgiano en Oxford Street (1.500 millones) e incluso, al parecer, comprar un palacete de 22 habitaciones y unos 2.500 millones de precio, también en Notting Hill.

Frida Khalo, su pintora preferida
Otra de las cosas que apasiona a Madonna es adquirir obras de arte. La cantidad de inmuebles de su propiedad no son nada comparadas con la colección personal, entre cuyos cuadros destaca el del cubista Fernad Léger, Le deux bicyclettes. Su autora preferida es la pintora mexicana Frida Khalo -cuya personalidad será llevada al cine de la mano de Salma Hayek- fallecida en 1954. La estrella se siente identificada con el espíritu pasional y radical de la artista y comenzó a coleccionar sus cuadros hacia 1988. El nombre de Madonna se baraja como posible compradora de una obra de esta pintora que fue subastada el pasado agosto en la sala Sotheby’ s de Nueva York por 750 millones.

Más sobre: