Madonna y Gwyneth Paltrow, dos buenas amigas en París

Una familia envidiable, una gira de gran éxito y buenos amigos. Quizá estas sean las claves que han conseguido que la vida de la mayor estrella que ha dado el mundo de la música es decir, Madonna, sea una de las más deseadas del momento. Y es que ella, Louise Verónica Ciccone se lo ha ganado a pulso. Ahí están los que la tachan de ser una diva y una snob, pero Madonna demuestra, con quien quiere y en los momentos que ella elige, que hay cosas que le importan mucho y que sabe ser amiga de sus amigos. Y así lo viene demostrando en los últimos tiempos. La maternidad aplacó sus ansías de provocación y convertirse en señora de Guy Ritchie parece haberle dado la estabilidad que buscaba.

Cena en París
Su Drowned worl tour devuelve a sus seguidores una cantante que hacía ocho años que no pisaba un escenario en directo, pero no por ello la estrella está dispuesta a renunciar a su vida personal -viaja junto a su marido y sus dos hijos-, por ello aprovecha cada ciudad en la que hace parada y sosta para disfrutar junto a su marido y sus amigos. Esta misma noche, París será el escenario de uno de sus conciertos.

Prácticamente oculta en la ciudad del Sena desde su llegada de Berlín, la famosa cantante decidió tomarse un respiro y salir a cenar a uno de los restaurantes más exclusivos de la capital francesa, L’Avenue, junto a Guy Ritchie y respaldada por otros rostros conocidos, entre los que destacaba Gwyneth Paltrow, gran amiga de la cantante -la actriz fue madrina de su boda en Escocia el pasado mes de diciembre- que Gwyneth Paltrow haciendo gala de su estilo, eligió un elegante y sencillo traje. También se reunieron en el reconocido local, Ingrid Casares y la diseñadora Stella McCartney.

Recorrido turístico en Berlín
Curiosamente, el pasado jueves, Madonna y Gwyneth Paltrow fueron fotografiadas en Berlín. Era el día de descanso de la cantante después de dos recitales y antes de otros dos en la ciudad alemana y la diva de Michigan decidió hacer turismo. Vestida de sport, al igual que la protagonista de Shakesperare in love, a la que invitó para verla actuar, la artista estadounidense recorrió los museos y lugares más emblemáticos del lugar. El primer punto de su recorrido fue la Neue Nationalgalerie. La visita cultural continuó por la exposición Topografía del terror, una muestra de los horrores nazis durante el mandato de Hitler y, por último, una galería de fotografías. Durante su estancia en Berlín, Madonna se alojó en el hotel Four Seasons, donde ocupó la suite presidencial: 200 metros cuadrados, tres dormitorios, cocina, chimenea y baño de mármol italiano entre otros lujos.

Más sobre: