Paul McCartney y Heather Hills anfitriones de una gala benéfica

Paul McCartney y su novia, la modelo Heather Mills son una pareja solidaria y lo han demostrado en multitud de ocasiones. Acuden allí donde se reclama su presencia y, cuando tienen ocasión de centrar sus esfuerzos en un objetivo humanitario no dudan en prestar su ayuda.

Desde hace algunos meses, el ex Beatle y la joven llevan a cabo una ardua campaña mundial de lucha contra las minas antipersona que provocan la muerte a cientos de personas cada año y dejan mutiladas a otras tantas.

Con motivo de la entrega de los primeros premios humanitarios de la asociación benéfica Adopt-A-Miniefild, fundada por ellos, asistieron a una cena de gala que se celebró en la exclusiva zona de Beverly Hills en Los Ángeles. La pareja fue la encargada de otorgar un premio a Radosav Zivkovic, un soldado que perdió un pierna mientras intentaba rescatar a su compañero. Para la ocasión, Heather Mills eligió un elegante vestido color crema con pedrería en la parte superior.

Paul McCartney y Heather Mills trabajan intensamente en su campaña, lo que ha llevado por distintos países del mundo bien a visitar los campos o bien a entrevistarse con grandes mandatarios de estado. Hace tan sólo dos meses, la pareja aterrizó en Washington para reunirse con el secretario de estado norteamericano, Colin Powell, con quien tuvieron la oportunidad de hablar sobre el tema y de explicarle sus proyectos para eliminar el uso de las minas antipersona en los conflictos bélicos.

Heather Mills,además, se siente especialmente sensible con aquellos que sufren algún tipo de amputación -ella perdió la pierna hace ocho años cuando le atropelló un coche al cruzar una calle-,hecho que le llevó a comenzar, tras un viaje en el que la modelo visitó a las víctimas del terremoto de la India, una campaña para conseguir ocho mil prótesis para ayudar a los más desfavorecidos.

Más sobre: