La peculiar estancia de Madonna en Barcelona los días antes del concierto que inicia su gira mundial

La cantante, que reside con su familia en una antigua fortaleza de Teruel, acudió al espectáculo flamenco producido por Joaquín Cortés

La Torre del Visco, pequeño hotel rural ubicado en la comarca turolense del Matarraña, parece haber sido el lugar elegido por Madonna para residir junto a su familia los días previos al concierto que celebrará el sábado en Barcelona y que supondrá el comienzo de la primera gira mundial que realiza desde hace siete años.

El pasado lunes, aterrizaba en tierras catalanas la reina del pop acompañada de su marido, Guy Ritchie, y sus dos hijos, Lourdes María y Rocco.
Durante días, el paradero de la estrella ha sido un misterio y su presencia en la ciudad condal ha pasado completamente desapercibida. Tras barajar la posibilidad de que se encontrara en una lujosa finca de la comarca costera del Maresme o en la Torre de Llavaneres, finalmente todo parece indicar que la antigua fortaleza defensiva de Matarraña es el refugio escogido por la diva americana, desde donde se ha trasladado en helicóptero a Barcelona en contadas ocasiones para realizar algunas visitas turísticas y de ocio.

Acudió a ver ‘Pura pasión’
Con la discreción que en los últimos meses le caracteriza, la cantante acudió la noche del martes a disfrutar del espectáculo flamenco producido por Joaquín Cortés: "Pura pasión". Madonna y Guy Ritchie llegaron al teatro Novedades media hora después de iniciado el show, se acomodaron en la zona club y desaparecieron antes de que acabase la función.
El cuidado que está poniendo la cantante en preservar por todos los medios su vida privada, ha revolucionado la actividad de los fotógrafos, llegados de todo el mundo, que aún no han conseguido captar una imagen suya en tierras españolas.

Todo preparado para el sábado
La expectación causada por el inicio, el sábado, de la primera gira mundial de Madonna en siete años, aumenta a medida que se acerca la fecha. A las dieciocho mil entradas que ya han sido vendidas al público, se unen las seiscientas reservadas para directivos de la compañía discográfica de la cantante y para periodistas, además de las dos mil localidades nuevas que la promotora del concierto puso ayer a la venta.

En el Palau Sant Jordi ya está montado el espectacular escenario a esperas de que la superestrella acuda a supervisarlo y dar el visto bueno. Dos torres laterales a modo de castillo medieval, una plataforma móvil, un toro mecánico y una cama gigante son algunos de lo elementos de la escenografía que rodeará la actuación Madonna en el que será uno de los conciertos del año.

Más sobre: