Julio Iglesias cuelga el cartel de ‘no hay entradas’ en sus dos conciertos en Miami

Julio Iglesias ofreció dos conciertos el pasado fin de semana en Miami, la ciudad en la que el cantante residió durante más de dos décadas, y llenó por completo las cuatro mil quinientas localidades del teatro James L. Knight Center.

En un principio, el cantante español iba a actuar solamente el sábado, pero como las entradas para este primer concierto se agotaron rápidamente, decidió actuar también el domingo.

Julio Iglesias comenzó en agosto del año pasado en Estados Unidos una gira mundial con su nuevo disco Noches de cuatro lunas, para terminarla el próximo mes de diciembre en Asia.

El momento culminante del concierto se produjo cuando el cantante madrileño, de cincuenta y siete años, interpretó un popurrí con las canciones que lo lanzaron a la fama, entre las que se encontraban Momentos, Hey!, Me olvidé de vivir y La vida sigue igual, canción con la que ganó el Festival de la canción de Benidorm y le lanzó a la fama hace ya más de tres décadas.

En una de las pausas del concierto Julio Iglesias se dirigió al público en castellano, y alguien del público le gritó "english please", por lo que rectificó de inmediato e intercaló ambos idiomas. "Yo soy un agradecido de la vida, porque gracias a ustedes soy lo que soy, y también les agradezco el cariño que le han brindado a mi familia".

En la primera fila de las butacas, en la actuación del sábado, se encontraban los dos hijos mayores del cantante, Chábeli y Julio; según parece Enrique no pudo acudir por encontrarse de gira.

Cuando finalizó el concierto que ofreció el domingo, el artista se dirigió directamente al aeropuerto para montarse en su avión privado y volar a Punta Cana, en la República Dominicana, donde reside con su mujer Miranda y sus dos hijos, Miguel y Rodrigo.

Julio Iglesias y su mujer tienen previsto regresar a Miami para dar a luz a las gemelas que se espera que nazcan a finales de abril.

Más sobre: