Puff Daddy niega ante el Tribunal todos los cargos que se le imputan

Si fuera culpable tendría que cumplir una condena de 15 años de cárcel

Durante estos días continúa el juicio a Puff Daddy, novio de Jennifer López, acusado de posesión de armas y soborno en un club de la isla de Manhattan.

Puff Daddy, que se encontraba junto a su novia Jennifer López, fue detenido a causa del tiroteo que se produjo en el pub neoyorquino por poseer una pistola y por sobornar al chófer de su coche.

Durante la segunda vista ante los Tribunales, Puff Daddy, cuyo nombre real es Sean Combs, fue acusado de llevar un arma escondida en el cinturón antes de entrar en el club. Según fuentes policiales, se encontraron dos armas en el lugar de los hechos. Una, en el suelo y la segunda fue hallada en la calle por un chófer del servicio de escolta, después de ser arrojada desde la ventana del automóvil donde iba el cantante de rap.

Otro de los delitos expuestos durante el juicio es el intento de soborno al conductor de su limusina, a quien, presuntamente, le ofreció cerca de diez millones de pesetas y un anillo de diamantes valorado en ocho millones de pesetas para que se declarara culpable en caso de ser acusado.

Los abogados defensores de Sean Combs declararon que estas acusaciones "son producto de la fama de Puff Daddy y no responden a la verdad y a la justicia". La defensa insiste que Sean Combs no portaba un arma en el club nocturno. Y que lo único que fueron a hacer al pub era bailar y se encontraron con el altercado. El propio Puff Daddy negó todos los cargos de la acusación ante el jurado, formado por doce personas, cinco de raza blanca y siete de raza negra e hispana..

Hace unos días, Daddy recibió de manos de su novia, la gran estrella latina de la música y el cine, Jennifer López, un preciado anillo que tal vez le sirva de amuleto para afrontar el proceso judicial. Dada la gravedad de los delitos que se le imputan, Daddy necesitará, sobre todo, mucha suerte, puesto que si es declarado culpable la condena le supondrían quince años de cárcel.

López ha emitido una declaración diciendo que en la noche del tiroteo en ningún momento le vio con un arma. La estrella de origen latino actuó como testigo por los altercados ocurridos en la discoteca de Manhattan, a finales de diciembre de 1999.

Más sobre: