SYDNEY: TERCERA ETAPA

En el aeropuerto de Sydney, 5.000 adolescentes les esperan. Los Backstreet Boys realizan una visita a los lugares más emblemáticos de la ciudad, mientras que las fans se agrupan en todos los rincones y les persiguen allí donde van. La caravana que sigue al autobús del grupo crea un colapso en el tráfico de la urbe.

La rueda de prensa se celebró en una famosa cafetería del barrio viejo de la ciudad, pero donde realmente disfrutaron los Backstreet Boys fue en una de las populares playas de Sydney. Decidieron desafiar a las olas en un arranque de valor y, aunque quedó constancia de que el surf no era lo suyo, se divirtieron como niños. También se llevaron un recuerdo de su estancia en Australia; cada uno recibió una tabla con el símbolo del nuevo disco, Black & Blue.
Diversión y deporte, pero no había tiempo para más. Siguiente parada: Ciudad del Cabo.

Más sobre: