Vestidos largos y sandalias planas: el nuevo chic de las invitadas con estilo