Influencia Bardot: las posibilidades (inagotables) del lazo negro