Kate Moss: 40º aniversario del rostro rebelde y provocativo de la moda

De regalo, este especial fotográfico sobre su vida. Así han sido las cuatro décadas de este icono de la moda

by hola.com
Pocos apostaron por ella cuando su frágil imagen –muy delgada y no muy alta para las pasarelas- y su pícaro rostro se asomó al mundo de la moda. Sin embargo, poco a poco y debido a estas diferencias, Kate Moss se hizo un hueco privilegiado en el mundo de la moda, convirtiéndose en todo un icono.

Hoy, 16 de enero de 2014, la ‘top’ británica cumple 40 años. Se prevé que lo esté celebrando junto a familiares y amigos muy cercanos en la isla privada caribeña de Sir Richard Brandson, Necker Island. No obstante, independientemente a este rumor, nosotros queremos felicitarla con este especial fotográfico en el que repasamos algunos momentos y detalles representativos de esta ‘rebelde’ de la moda.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Hija de Linda Rosina y Peter Edward Moss, Catherine Ann ‘Kate’ Moss nació el 14 de enero de 1974 en Croydon, Greater London (Inglaterra). Desde muy pequeña su rostro impactaba por su picara mirada y desparpajo ante la cámara. No es de extrañar que, en 1988 con 14 años, la fundadora de la agencia Storm Model Management, Sarah Doukas, viera en ella a una futura modelo. El encuentro fue casual en el aeropuerto de JFK (Nueva York), donde Kate se encontraba tras volver de vacaciones en Bahamas.
Ella era diferente, como puede verse en la instantánea de la izquierda: muy delgada y no muy alta –no supera el 1,70 metro de altura-. Sin embargo, Sarah quiso darle una oportunidad… y acertó con su intuición. A la derecha, podemos ver una instantánea de su primera sesión fotográfica. Fue tomada por David Ross en 1988 para ver el potencial de la joven Kate frente a la cámara (en 2012, ésta y otras imágenes de la sesión se subastaron por la casa Bloomsbury).
 
Y, como en su día pasara con Twiggy, Kate Moss llegó y revolucionó la moda de forma meteórica. Su nacimiento se produjo en plena revolución de las supermodelos. Mujeres cuerpos curvilíneos y gran altura, como Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Linda Evangelista o Helena Christensen. Y ella cumpliría el papel de la ‘anti-supermodelo’. Sin embargo, pronto llegó a ser una más, aunque sin perder ese sello personal. Firmas como Versace (a la derecha, la vemos durante el desfile de Versace Alta Costura otoño-invierno 1995-1996) catapultaron su fama. Sin embargo, fue el norteamericano Calvin Klein quien la reportó el empujón necesario para triunfar ofreciéndole un contrato millonario y exclusivo que acentuó aún más todas sus cualidades personales (centro). Y, como no, también su bello rostro aniñado jugó un papel fundamental (a la izquierda, durante el desfile de Anne Klein otoño-invierno 1994-1995). 
De este modo, la moda se rindió ante Kate Moss, convirtiéndola en todo un icono y haciendo que su currículum sea de lo más extenso con trabajos para firmas como Mango, L'Oréal Paris, Rimmel, Roberto Cavalli o Longchamp, entre otras.
Recientemente, Kate recibió un ‘British Fashion Award’ 2013 en reconocimiento a toda su carrera (izquierda). Y no ha sido su único galardón, ya que fue reconocida como ‘icono de moda’ en los Oscar de la moda, los CFDA Fashion Awards 2005 (centro).
No es raro que, ante este potencial, muchos hayan visto en ella algo más que una modelo. De hecho, Kate Moss también ha probado suerte como diseñadora, por ejemplo, para la firma Topshop. Un trabajo este último tan éxito que, tras desarrollarlo de 2007 a 2010, vuelve a desempeñarlo de cara a la próxima primavera.
 
Y no todo han sido premios y trabajos, su caracter también le ha reportado grandes amigos dentro del mundo de la moda. En este montaje, la podemos ver con algunos de ellos como Marc Jacobs (arriba a la izquierda), Stella McCartney (arriba a la derecha), Donatella Versace y el fotógrafo Mario Testino (debajo a la izquierda), y Alexander McQueen (debajo a la derecha). 
¿Quién dice que las modelos se llevan mal entre ellas? Con Kate parece queda claro que esto no es cierto. Su abierta y simpática personalidad le ha llevado a ser una de las más queridas no sólo entre por los diseñadores sino también entre sus compañeras. Y, de ellas, con la que ha demostrado una mayor complicidad siempre ha sido con la británica Naomi Campbell
Su vida privada tampoco ha quedado apartada de los ‘flashes’ fotográficos. Su noviazgo de juventud con el actor Johnny Depp (izquierda), con quien llegó a comprometerse, hizo correr ríos de tinta, ya que fueron una de las parejas de los noventa más mediáticas (1994-1998). Su relación no funcionó, como tampoco la que tuvo con el cantante Pete Doherty, con quien también llegó a comprometerse en 2006, aunque rompió en 2007. Durante estos años, vivió una etapa de su vida llena de excesos y polémicas que, tras unas escandalosas fotos en las que aparecía consumiendo sustancias ilegales, hizo que su carrera se tambaleara. Muchas firmas pusieron fin a sus contratos con la modelo, aunque otros la apoyaron en todo momento. Ella pidió perdón y entró en un centro de rehabilitación. Meses después, su potencial la llevó a retomar con éxito las riendas de su carrera profesional
No obstante, una de sus relaciones más estables fue la formó con el editor de moda Jefferson Hack (2001-2004). De hecho, junto a él, se convirtió en mamá, tras el nacimiento de su hija, Lila Grace, en 2002. 
Eso sí, quien le ha enamorado por completo ha sido el guitarrista del grupo The Kills, Jamie Hince. Con él, contrajo matrimonio el 1 de julio de 2011 en la iglesia de St. Peter en Southrop (Inglaterra). Para la boda, la modelo eligió para la ocasión un vestido blanco diseñado por otro de sus grandes amigos, el modisto John Galliano
‘Street Style': Lo que ha llevado Kate siempre ha marcado tendencia. Triunfan en su armario el estilo bohemio y el 'roquero', que combina a la perfección para conseguir un equilibrio entres ambos. Además, ha puesto de moda el binomio ‘blazer’-pitillos, ha convertido en un básico el abrigo de piel y ha conseguido que el ‘animal print’ sea el toque ‘chic’ de cualquier ‘look’. Además, las gafas de sol en invierno, los sombreros borsalinos o las botas hasta la rodilla ahora se han convertido en un ‘must’ gracias a ella. Hoy, a sus cuarenta años sigue marcando estilo como ninguna otra ‘celebrity’. 
‘Red Carpet': Aunque no son muy frecuentes sus apariciones sobre la alfombra roja, cuando pisa una se convierte en el objetivo de todos los ‘flashes’. Su aliado de estilo para estas ocasiones suele ser el color negro, ya sea llevando un ‘little black dress’ con con un vestido largo con algo de cola o una superposición de rejilla. 
‘Beauty Looks': Camaleónica como pocas ‘tops’, Kate ha cambiado de imagen varias veces a lo largo de su carrera. Se ha atrevido con todo, desde el corte estilo ‘pixie’ hasta una melena estilo ‘bob’, pasando por rizos muy suavizados. Sin embargo, y aunque es castaña, el tono rubio suele ser su preferido, aunque varíe la tonalidad: caramelo, miel, ceniza…