Entrevista con el modelo Rafael Pérez: “Una vez que entras en el mundo de la moda hasta tu forma de vestir cambia”

Desfilar para Givenchy siendo ‘amateur’ consagró, de la noche a la mañana, su carrera como modelo

La moda es un constante ir y venir de nuevos rostros. Hombres llenos de ilusiones dispuestos a conquistar las pasarelas y estudios fotográficos. Unos pasan fugazmente y otros, llegan a lo más alto. Y, entre estos chicos que parece conseguirán grandes éxitos, se encuentra el dominicano Rafael Pérez. De mirada cautivadora, este exótico joven, de 18 años, era un ‘amateur’ cuando consagró su carrera subiéndose a la pasarela, nada más y nada menos, que de la firma Givenchy. Y, de ahí, llegaron desfiles para Dsquared2 y John Bartlett, entre otros; así como reportajes posando para destacados fotógrafos, como Terry Richardson. Un currículum corto en el tiempo, pero repleto de triunfos. No es de extrañar, que las principales agencias de modelos se ‘rifen’ su fichaje. De momento, él ha cedido un poco de su tiempo para hablar con hola.com y permitir que le conozcamos mejor y descubramos cómo son los sueños y la vida de un ‘joven top’.

-Para empezar, fecha y lugar de nacimiento:
Nací en la Clínica Rodríguez Santos de Santo Domingo el 16 de septiembre de 1993. Y toda mi vida viví en el barrio de San Carlos.

-¿Cómo fue tu infancia?
Para mí, mi infancia fue una de la mejores por la educación que recibí de mis padres. Fui feliz durante este tiempo y gocé de muchos gustos. Pero, cuando fui creciendo, mi padre me dijo que ya era un hombre y que tenía que aprender a ganarme las cosas con mi propio sudor para llegar a madurar. Entonces, empecé a trabajar a los 12 años, lo cual era difícil porque tenía también que estudiar. Sin embargo, al final, puse todo de mi parte y me acostumbré a trabajar y estudiar. Pero fue difícil también pues quería también jugar con mis amigos, como cualquier niño, y no podía. Al final, como todo en la vida, hay que acostumbrarse y yo lo he conseguido gracias a esa educación, gracias a ella soy el hombre que hoy en día soy.

-Pero, en tu infancia y juventud, ¿la moda ocupó un lugar importante?
Nunca se me había pasado por la cabeza ser modelo, ni nada por el estilo. No sabía por aquel entonces nada sobre la profesión de modelo.

Rafael Pérez
PULSA EN LOS MONTAJES FOTOGRÁFICOS PARA ACCEDER A LA GALERÍA FOTOGRÁFICA.

-Entonces, ¿cómo y cuándo surge la posibilidad de entrar a formar parte del mundo de la moda?
Tras terminar el bachillerato a los 17 años, tenía muchas ideas en la cabeza, por eso no sabía que carrera elegir. Sólo dije “Dios, guíame, sólo tú sabes lo que me tienes para mi futuro”. Por otro lado, yo siempre iba a ver partidos de baloncesto, pero ese año no había podido ir a ningún encuentro porque estaba en el parlamento juvenil escolar y preparando todo para mi graduación. Sin embargo, un domingo, yo me encontraba descansando y llegó mi hermana y me comentó que si quería ir al baloncesto. Le dije que no porque estaba muy cansado, pero ella insistió y me dijo que era la final y que me iba a quedar solo porque todo el mundo iba. Accedí al final, aunque casi me dejan porque fui el último y no estaba listo.

No obstante, cuando íbamos a entrar, a mi cuñada no la dejaban pasar un perfume que llevaba en el bolso y tuvo que ir a dejarlo al coche. Entonces, entraron todos, menos mi hermana, su novio y yo, que nos quedamos esperándola. Como tardaba mucho, mi hermana y su novio entraron finalmente, y me quedé yo sólo. Como no llegaba, empecé a impacientarme y comencé a caminar. Entonces, mientras andaba, vi a un hombre que me miraba. Yo seguí caminando, pero el me paró y me dijo: “¿eres modelo?” Le dije que no, pero él me comentó que tendría posibilidades de serlo y añadió: “Soy Luis Menieur, soy diseñador y proyecto modelos a nivel internacional”. Casualmente, unos días antes, había estado viendo fotos como modelo amiga de mi hermana, Mariela. Se lo comenté y me dijo que era modelo suya. Me pidió el nombre y mi número de teléfono y me comentó: “Busca en youtube, pon sólo mi nombre para que veas y me das una respuesta. Esta es una oportunidad que la vida te está brindando”. Le dije ok, pero por dejar la conversación. Sin embargo, a través de conocidos, contactamos a través de facebook.

-Y ¿qué pensaron tus padres de la propuesta de ser modelo?
Tras aceptarle como amigo en facebook, se lo dije a mi madre, que me habían propuesto ser modelo. Me dijo que hablara con mi padre. Lo hice, pero a él no le gustaba eso para mí. Acepté su opinión.

-Pero, aquí no queda todo, ¿no?
No. Luis siguió manteniendo el contacto a través de internet y comenzamos a ser amigos. Me seguía comentando la oportunidad que era esto en mi vida. Entonces, me puse a ver sus vídeos, empecé a investigar y fui mezclándome con todo... Pasó un mes y volví a comentárselo a mi padre. Le enseñé los vídeos de Luis. Casualmente, mi madre lo había visto en la televisión. Finalmente, me preguntó si yo quería eso. Y le dije: “:ay que experimentar cosas en la vida, yo no lo pedí, me llegó solo”. Sin embargo, mi hermano mayor me dijo que eso no era para mí y mis padres volvieron a decir que no de nuevo. Me encontraba entre dos paredes.

Sin embargo, desde Suiza, vino un primo mío. Ya habían pasado dos meses desde que comencé a hablar con Luis y, curiosamente, estaba hablando con él cuando mi primo me preguntó qué hacía. Le conté toda la historia. Me preguntó por qué no accedía y le expliqué que mi padre, mi madre y Wirbel (mi hermano mayor) no querían. “¿Cómo que no? Es tu futuro, yo tengo amigos modelos. Llama a Luis y dile que si puede venir ahora mismo aquí”, me increpó mi primo.
Llamé a Luis para preguntarle si podía acercarse. Me dijo “dame la dirección”.
Previamente, mi primo se reunió con mis padres y les comentó que iba a venir ahora un diseñador a hablar con ellos. Mis padres se sorprendieron, pero mi primo les dijo: “Ustedes no le van a truncar el futuro, prepárense que está en camino”. Eran casi las 11 de la noche.
Llegó Luis y estuvieron hablando. Delante de él, mi padre me preguntó si esto era lo que yo quería hacer. Luis les dijo: “No se preocupe, su vida dependerá de unas fotos que le voy a hacer”. Ahí comenzó mi historia, algo que nunca olvidaré.

-Sin duda, una historia que comenzó por todo lo alto, pues, al poco de empezar, desfilas nada más y nada menos que para Givenchy. ¿Cómo recuerdas ese momento en que te subes a esta pasarela?
Desfilar para Givenchy fue uno de los mejores momentos en mi vida. No me podía creer que estaba ahí, con los modelos más famosos del mundo. Sólo me decía: “Estoy aquí, no lo creo, esto tiene que ser un sueño”. Estaba en 'shock', no creía nada. Tu vida da un cambio total.

-Después llegaron más desfiles, entre ellos, y siendo uno de los últimos, para Dsquared2. ¿Cómo ha sido toda esa evolución y, poco a poco, asentamiento en el mundo de las pasarelas?
Con el tiempo, comienzan a mezclarte con esto y ya, para mí, esto es mi vida. Mi evolución ha sido de las mejores porque yo soy negro y, en el mundo de la moda, esto te hace todo más difícil. Pero he evolucionado mucho. He desfilado en exclusiva para Givenchy, he posado en 'Vogue' Japón frente al objetivo de Terry Richardson, uno de los mejores fotógrafos del mundo... y he desfilado también exclusiva para Dsquared2 en Milán, algo que tampoco olvidaré, como tampoco olvidaré todos los desfiles y reportajes que hice en Nueva York.

 Rafael Pérez, sobre la pasarela

-Sin duda, algo tendrás para triunfar de forma tan rápida. ¿Qué crees que te diferencia del resto de modelos?
Lo primero, la fuerza que tengo en la pasarela. No creo que muchos modelos tengan mis rasgos. Tampoco hay muchos que tengan mi presencia y educación. No me creo el mejor, pero siempre hay que tratar de hacer las cosas bien y marcar la diferencia.

-¿Con qué diseñadores te gustaría trabajar?
Me gusta trabajar con todos. ¡No tengo preferencia!

-¿Qué prefieres: pasarela o estudio fotográfico?
De momento, estoy empezando y me gusta todo.

-¿Cómo te gusta vestir cuando no estás trabajando?
Una vez que entras en el mundo de la moda hasta tu forma de vestir cambia. Ya no tengo los mismos gustos de antes, aunque siempre me ha gustado vestir ropa ajustada, pero cómoda, con camisetas de diferentes colores, botas y 'jeans' de colores oscuros como negro o gris.

-¿Qué es lo que más echas de menos de tu vida antes de trabajar como modelo?
Siempre tienes que estar viajando a diferentes países y nunca te acostumbras. Yo echo de menos a mi familia, siempre hacen falta. La comida de mi madre también... y las amistades. Pero esto es mi futuro y pienso “esto es lo que Dios puso en mi camino para ser alguien en la vida”. Eso me da fuerzas.

-¿Qué te dicen tu familia y amigos cuando ven tus trabajos?
Mi familia siempre está pendiente de lo que hago. Siempre les explico para qué diseñador trabajo, qué función hacen, de qué están encargados... Eso les pone muy contentos. Al ser la primera vez, y mi primer trabajo, mis hermanas suben fotos en facebook, mis amigos siempre me dicen “¡cómo hiciste eso 'brother', qué 'nice' esa foto!”. Y me preguntan cómo son las pasarelas, me piden fotos para ver cómo es un 'backstage', etc.

-Y si algún día decides que la profesión de modelo no es lo tuyo, ¿a qué te gustaría dedicarte?
Bueno, si eso pasa algún día, me gustaría retomar mis estudios para hacer una carrera con la cual me sienta identificado y seguir adelante con Dios primero ante todo.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema