Zuhair Murad, el diseñador consentido de las estrellas