Nieves Álvarez, por los tejados de París: la anécdota que pudo haber sido un susto