Santiago del Palacio, peletero: "Es evidente que la piel también es moda"

Abrigos, cazadoras… Nos adentramos en el universo creativo de una de las firmas con mayor presencia en el panorama español de la peletería. Y con su diseñador, conversamos de cómo 50 años de tradición y trabajo artesanal se fusionan con las nuevas tecnologías, pero sin perder un ápice de su espíritu

Varias generaciones englobadas en 50 años de tradición, son la base del éxito que acompaña al peletero Santiago del Palacio. Fiel reflejo del trabajo artesanal de la piel, ha sabido ir adaptándose a las nuevas corrientes que se generan el mundo de la moda, así como a las nuevas tecnológicas. Pero eso sí, sin que la filosofía de calidad de la firma se merme. Una cualidad que convierte a sus diseños en una pieza admirada por mujeres que saben cómo sacar partido a su armario, apostando por una prenda capaz de perdurar para toda la vida.

El pasado jueves, 13 de noviembre, Santiago del Palacio nos presentó su nueva colección, ‘Balta Classic…?’ (invierno 2014/2015). En la increíble azotea del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) y -a través de la consejería de agricultura de Castilla y León- con la degustación de un ‘catering’ de Tierra de Sabor, que apoyó este proyecto desde el primer momento, se pudo conocer esta adaptación de clasicismo y modernidad mediante unos diseños muy variados y llenos detalles.

Santiago del PalacioVER GALERÍA


Para conocer de primera mano este talento creativo, qué mejor forma de hacerlo que hablando con su creador, Santiago del Palacio. Clase personal y mucha pasión por un buen trabajo, del que nos desvela algunos secretos.

-¿Cómo resumirías lo que vimos sobre la pasarela el pasado jueves?
La colección es un estudio que hemos hecho durante un año y en el que hemos querido fusionar ese concepto clásico del buen hacer de la piel en talleres con mano de obra artesanal, pero sin renunciar a las nuevas tecnologías. El resultado es una prenda bien concebida, es decir, llegar a elaborar un buen abrigo es la base importante a tener en cuenta, pero, evidentemente, hay que evolucionar y hacer piezas con un cierto dinamismo y enfocadas a una mujer actual que decide llevar piel. Es muy difícil llegar a este punto medio, pero creo que lo llegamos a conseguir y, sobre todo, como en cada colección, conservando la misma esencia, mi filosofía: que la mujer pueda disfrutar de la piel cada día y en todo momento.

-¿En qué podemos percibir esa modernización del trabajo con la piel?
Han aparecido nuevas tecnologías, que nos han aportado muchísimo, aunque también se une la creatividad del peletero. Es importantísimo ver qué posibilidades de modernización te da la piel, mediante nuevos cortes. Por ejemplo, la aligeramos muchísimo para que sea más maleable y cercana al cuerpo, consiguiendo que se sienta más confortable, más ‘soft’, más agradable. El resultado es una piel mucho más agradable y más apetecible para llevarla. No como antes, que eran más rígidas… ¡era como ponerse un traje de buzo! Ahora, la prenda tiene que formar parte de ti.

-¿Qué líneas predominan en esta versión 2014 de tus diseños?
Hemos estructurado más la prenda, con una línea más suelta. Y lo que sí hacemos es fusionar mucho la piel con otras materias primas, como sedas o cachemir. De este último género, tenemos una variedad que hemos adquirido en Italia y que se presenta reversible y bicolor. Presentamos también una amplia paleta cromática que tiñe también las pieles consiguiendo un nuevo producto muy agradable.

Santiago del PalacioVER GALERÍA


-Incidiendo en los materiales, ¿qué encontramos en esta colección?

Trabajamos evidentemente la piel, como las martas cibelinas, que las tratamos para hacerlas reversibles y las estampamos por dentro, permitiendo que se lleven de forma tanto sofisticada como más ‘sport’. También encontramos mucho visón, ‘black cross’ teñido en colores empolvados, astracán, astracán bicolor adaptado a líneas muy sobrias, rectas y con un aire setentero; además, hay zorro, armiño de verano…

-Amplio universo, pero, en esta evolución, ¿hay pieles que se hayan olvidado y dejado a un lado?
Sobre todo, aquellas pieles que, y nosotros somos los primeros interesados en ello, no deben ser comercializadas porque hay que cuidar y preservar la especie. Por eso, todas nuestras materias primas son piel de origen controlado y de animales de granja.

-Hablando de forma general, y no sólo de esta nueva colección, ¿cuál sería un básico para tener como fondo de armario?
¡Difícil pregunta! Para empezar, una matización quiero hacer: existe un gran error que es utilizar pieles que no se adecuan a cada mujer. Eso hay que evitarlo, pues la piel es muy complicada porque, aunque es muy favorecedora y confortable, hay un amplio espectro y no todas favorecen a cada clienta. Por eso, el profesional tiene que aconsejar exactamente cuál es la piel para cada una de ellas. ¿Qué piel no debería faltar en el armario de una mujer? Voy a arriesgar y decir una: un ‘blackglama’ americano, que es un visón muy ligero, corto de pelo, que favorece a casi todo el mundo y es muy versátil, pudiéndose utilizar tanto de día como de noche; y, además, es muy resistente. ¡Es magnífico!

-Precisas que cada clienta debe dejarse aconsejar sobre qué tipo de piel llevar. Pero tú, personalmente, ¿en qué rasgo o característica te fijas para definir un diseño concreto qué debe llevar cada una? Quizá, ¿en la edad?
Más que en la edad, me fijo en la personalidad. Para mí, eso es vital. A esto, hay que unir su fisonomía, su estilo y su forma de vida, por ejemplo, si trabaja, si es dinámica, si tiene una vida social muy activa… Esto es muy importante para saber qué piel debo aconsejarle para que, finalmente, se sienta identificada. En definitiva, hay que crear una individualidad en la mujer. Aunque esto se debe aplicar a todo, no sólo a la hora de elegir qué piel llevar o si llevar o no pieles.

-En la actual temporada, ¿qué prenda de piel es la que está de mayor tendencia?
Diría que un abrigo por encima de la rodilla y reversible.

-¿Se ha roto con el mito de que las pieles sólo son para edades más maduras o para eventos muy formales?
Sí, cada vez son más versátiles. De alguna manera, se ha quitado la rigidez de la piel y se pretende que se utilice más en el día a día. Eso sí, el abrigo no debe llevar a la mujer. Es ella la que debe brillar por encima de él.

Santiago del PalacioVER GALERÍA

Santiago del PalacioVER GALERÍA


-Si, finalmente, compras tu diseño en piel. ¿Qué hay que hacer para que durante los meses de calor no se estropeen y así podamos darlas una vida más larga?
Es importante siempre que el peletero te aconseje. Y mantenerlas en cámaras de conservación, pues es una prenda para toda la vida. Un diseño en piel es una inversión que se hereda de generación en generación.

-Centrándonos en tu firma, ¿por qué es única?
Sobre todo, se diferencia por nuestro ‘hecho a mano’ artesanal. Mantenemos y cuidamos nuestros talleres desde hace 50 años. Todo, todo, todo se confecciona en León. He incidido en que se ha mantenido esto durante cinco décadas porque no hay que perder este espíritu. No todo tiene que cambiar porque pase el tiempo.

-¿Es buen momento para el mundo de la peletería? ¿Se compran más o menos pieles?
Se vive un buen momento. Está en auge. Es evidente que la piel también es moda. Sólo hay que hojear cualquier revista para darse cuenta de ello… y no porque aparezca de forma sutil en sus páginas.

-No obstante, sigue habiendo gente que no ve en las pieles una tendencia a seguir.
¿Piel o no piel? Quien quiera llevar piel que la lleve, pero que sea bien asesorada por un profesional.

-A modo de apunte, y para concluir, ¿qué ventajas tienen las pieles naturales sobre las sintéticas?
Principalmente, las pieles naturales abrigan mucho más y ese es el fin principal de estos diseños. Además, es eterna y permite reconfeccionarse, no como en el caso de las pieles sintéticas. Y, aunque no debería hablar de ecología, las pieles menos ecológicas son las que están hechas con los derivados del petróleo. Son las que más contaminan, más que ninguna otra materia prima; y, precisamente, las pieles sintéticas son derivados del petróleo.

Santiago del PalacioVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar