09 ENERO 2013

Fallece Manuel Mota, director creativo de Pronovias

El diseñador había ocupado este cargo durante 23 años

null

Día de luto en el mundo de la moda. Esta mañana gris de miércoles hemos amanecido con la triste noticia del fallecimiento de Manuel Mota, director creativo de la firma Pronovias durante 23 años. Así lo ha confirmado la propia firma catalana por medio de un comunicado:

“Lamentamos tener que comunicarte con profundo pesar que nuestro Director Creativo durante 23 años, Manuel Mota, falleció el día de ayer.  Según palabras de Alberto Palatchi, 'la Familia Pronovias ha perdido a uno de sus miembros más queridos. Nos queda el recuerdo de tantas colecciones, tantos desfiles, tanto esfuerzo, tanto talento e ilusión compartido con todos. Manuel era un gran señor, un gran compañero, un gran artista y, por encima de todo, una gran persona. En estos momentos tan difíciles queremos enviarle a su familia y a sus seres queridos el testimonio de cariño y afecto de todo el equipo, que no lo olvidará nunca'. Descanse en paz".

Una carrera de éxito
Manuel Mota, a sus 46 años, era un referente en el diseño de vestidos de novia en todo el mundo. Apasionado de su trabajo, nos contaba en una entrevista exclusiva en 2009 por qué se había centrado en el diseño de moda nupcial: “Todo el mundo me pregunta por qué me limito al mundo de las novias, y la razón es que la moda para novias está mucho más cerca de la Alta Costura que del pret-a-porter. Hoy en día el único tipo de negocio en el que puedes utilizar tejidos muy buenos, hacer patrones y prototipos sobre maniquí sin mirar los costes, trabajar con volúmenes nuevos y experimentar realmente, es en los vestidos de novia. La novia es lo más cercano a la Alta Costura”.

El diseñador nació el 9 de julio de 1966 en Tarragona. De su infancia recuerda con especial cariño las tardes en que una modista acudía a su casa: “Venía a tomar medidas y a coser trajes para mi madre y mi hermana. Era un trabajo magnífico ver cómo se iban construyendo poco a poco los vestidos”.  Sin embargo, en la adolescencia, a punto estuvo de decantarse por la arquitectura, disciplina a la que aún se sentía muy ligado debido al gran componente estético que entraña. Pero al final fue el cine el que acabó de despertar su interés por la moda. Él mismo reconocía que el delicioso vestuario de la película My fair lady -protagonizada por Audrey Hepburn-, marcó un antes y un después en su trayectoria vital.

Primeros pasos en la moda
Con 20 años, Manuel decidió trasladarse a Madrid para estudiar diseño textil en IADE (Institución Artística de Enseñanza). En esa época, y de forma casual, fue cuando le surgió la oportunidad de diseñar vestidos de novia, lo que suponía todo un reto, ya que desconocía dicho ámbito. No obstante, su pasión por la Alta Costura -que antes citábamos- hizo que probara suerte. De este modo, en 1990, empezó su recorrido en el Grupo Pronovias.

Sus referentes en el mundo de la moda
Durante las casi dos décadas que llevaba como director creativo de Pronovias, Manuel Mota centró sus esfuerzos en realzar la belleza de la mujer de hoy. Pionero a la hora de adaptar los vestidos de novia a las últimas tendencias -uno de sus mayores aciertos-, supo dar un vuelco a la moda nupcial, incorporando a cada traje novedosas líneas y conceptos. En estos años también tuvo la oportunidad de codearse con los grandes de la pasarela, como Valentino, a quien profesaba admiración: “En general, me parece un maestro de la moda. Y, en particular, un referente a seguir”. La consolidación de Manuel como diseñador nupcial acabó de fraguarse en 2008 con el lanzamiento de su primera gran colección exclusiva para Pronovias. Actualmente, era uno de los nombres más destacados del sector.

Sus aficiones
En el plano personal, Manuel se definía a sí mismo como un fanático de la lectura, amante del arte, la fotografía y, por supuesto, del diseño de moda. Era también un apasionado de Barcelona, su lugar de residencia, y donde aprovechaba para dar rienda suelta a su curiosidad. Le encantaban las tiendas de antigüedades y rastrear vestidos de principios del siglo XX o de los años 40 y 50, en busca de nuevas fuentes de inspiración. No en vano, esta afición le había brindado diversos hallazgos, como adornos y bordados de antaño, que luego reinterpretó en sus colecciones.

Como creador, Manuel Mota se distinguía por huir del tradicional encorsetamiento de los trajes de novia. A cambio, quería favorecer al máximo a cada mujer, construyendo el vestido desde dentro, mediante la superposición de suaves corsés invisibles que sustentan la prenda final. Sus diseños eran siempre sencillos, funcionales y femeninos, tres conceptos que se resumen a la perfección en el 'vestido camisero', una pieza ya imprescindible en todas las colecciones de Manuel. Tampoco renunciaba a la riqueza que ofrece la confluencia de estilos, ni a los detalles y materiales exquisitos, con especial predilección por el rebrodé y el encaje francés más delicado. Pulsa aquí si quieres ver imágenes de las últimas colecciones del diseñador.

El favorito de muchas famosas
Entre sus trabajos, además de vestir a miles de novias anónimas, que confiaron en su buen hacer para el vestido más importante de sus vidas, ha diseñado los trajes de muchas famosas.  Algunas de ellas, de talla internacional, como Penny Lancaster (esposa de Rod Stewart) o la modelo Hanna Soukupova. En nuestro país ha sido el favorito de una larga lista de mujeres de la alta sociedad. Destacan Genoveva Casanova, Ariadne Artiles, Alejandra Prat, Carmen Martínez-Bordiú, Nuria March, Ines Domecq, Caritina Goyanes, Amelia Bono, Charisse Verhaert y Astrid Klisans, entre otras.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...