Hace un par de semanas la Casa Blanca publicó la foto oficial de Melania Trump como Primera Dama de Estados Unidos la cual generó varios comentarios sobre si fue políticamente correcta y la mejor opción para enmarcar su rol para la posteridad de la historia americana. 

Captada por la lente de Regine Mahaux, una fotógrafa belga que ha trabajado previamente con la familia Trump desde hace cinco años, y ha colaborado con revistas de moda como Vanity Fair, Tatler, Paris Match y Us Weekly. Melania aparece en un medium close-up de frente a la cámara con brazos cruzados, poca expresión facial, vestida toda de negro con pelo suelto y un lazo al cuello.  

A simple vista se trata de una imagen que nos deja entre ver una Melania seria y profesional pero existen varios factores que la hacen poco coherente con la situación actual.

La ropa

La más comentada ha sido sobre su look. A pesar de que está utilizando un atuendo totalmente negro, tal como lo hiciera Michelle Obama en el 2009 y Hillary Clinton en su momento, así como un traje también usado por Laura Bush y la Sra. de Clinton, Melania volvió a confiar en la firma extranjera, Dolce & Gabbana para su foto oficial. 

La elección fue sorprendente, no por el hecho de ser italiana sino porque se interpone con la política de “comprar productos estadounidenses” e impulsar la industria y manufactura americana que promete la política de su esposo, Donald Trump.

La foto oficial significaba una excelente oportunidad para promover la propuesta de Trump de revivir la industria. En su momento Michelle Obama usó dos diseñadores americanos; Michael Kors en 2009 y Reed Krakoff en 2013 y aunque Melania se valió de Ralph Lauren y Kors para las prendas usadas durante la toma de protesta en esta ocasión puso en manos de italianos la imagen en la que pasará a la historia como primera dama.   

Da click aquí para ver las fotos oficiales de otras primeras damas

La Casa Blanca no realizó ningún comunicado acerca de la marca pero fue el diseñador italiano Stefano Gabbana quien no dudó en tomar el crédito y promoverlo a través de sus redes sociales 

foto1VER GALERÍA

Lenguaje no verbal

Otro de los comentarios poco favorables acerca de la foto es el lenguaje no verbal de la Primera Dama. Visualmente la imagen remite a la de Nancy Reagan que también usa adornos en el cuello y deja entre ver la misma ventana de la Casa Blanca pero son los brazos cruzados los que son poco acogedores para los espectadores. 

Aunque suma aires profesionales que tienen que ver con sus deberes de Primera Dama también cierra la comunicación y resta dulzura a su imagen. 

En otras ocasiones, muchas primeras damas suman objetos como flores para sumar delicadeza a la imagen así como posan poco menos de frente a la cámara.

MOVER GALERÍA

La edición

La decisión recae más en el fotógrafo, lo cierto es que las herramientas de edición y post producción de la imagen suavizaron la piel de la Primera Dama tanto al punto de borrar expresión en la cara de Melania. Y a pesar que para algunos estéticamente es correcto, si se trata de empatizar con la gente esto crea una imagen más lejana de una Primera Dama que al no mostrar expresión facial alguna da una imagen fría. 

Más sobre

Regístrate para comentar