Es difícil pensar que una joven periodista, amante de los caballos, se convertiría en una de las mujeres más famosas y seguidas del mundo. Jacqueline Kennedy, de soltera Jacqueline Bouvier, se ha convertido a través de los años en un estandarte de estilo y elegancia, y las imágenes de su vida siguen siento protagonistas en todo tipo de publicaciones. Su paso por la Casa Blanca, cambió la imagen que se tenía de la Primera Dama y dio a la residencia presidencial un sentimiento de familia y cercanía, que hasta ese momento no había tenido. Aún tras 21 años de su muerte, Jacqueline sigue tan presente como aquella vez en la que abrió por primera vez las puertas de la Casa Blanca para un programa especial sobre su hogar.

Jacqueline Kennedy, 86 años de estilo y eleganciaVER GALERÍA

Con un gusto sofisticado, predilección por las perlas y admiradora de los cortes franceses, el clóset de Jacquie fue tan seguido como su vida. Con sólo 23 años conoció a John F. Kennedy, quien se convertiría en su esposo en 1953 y se pensaría que éste fue el momento en el que su vida cambió, pero en realidad, desde que era sólo la señorita Bouvier, Kennedy era conocida por su especial estilo.

Oleg Cassini, Carolina Herrera y Oscar de la Renta, estuvieron entre los diseñadores favoritos de Jacquie, quienes en muchas ocasiones tenían como misión seguir el estilo marcado por Chanel, Hubert Givenchy y Dior. Y es que, aunque amante de su herencia afrancesada de estilo, Kennedy estaba convencida de la importancia de apoyar a los diseñadores locales. Mujeres alrededor del mundo siguen copiando su estilo hasta estos días y las casas de moda siguen tomándola como fuente de inspiración para sus nuevas creaciones. Sutiles detalles como los sombreros pillbox, las flats y los cuellos de ojal, siguen trayendo a Jacquie a la mente.

Jacqueline Kennedy, 86 años de estilo y eleganciaVER GALERÍA

Fue de las primeras mujeres en atreverse a vestir según la ocasión, sin importar su posición como esposa del Presidente, si Jacquie necesitaba llevar jeans y blusa marinera a rayas, lo hacía de la forma más perfecta posible. Las muchas cenas y visitas de estado que realizó, le permitían mostrar sus elegantes vestidos, siempre en corte A y regularmente acompañados por guantes que daban un toque de elegancia que se ha perdido a través de los años.

Los años que seguirían, cuando dejó de ser Jacqueline Kennedy y se convirtió en Jacqueline Onassis, no fueron diferentes. Los grandes lentes, el animal print, las pañoletas en la cabeza y los pantalones acampanados, fueron adoptados por Jacquie, mostrando lo más elegante de los años 70s. Apenas hace unos meses se subastaban cartas en las que se dejaba ver lo cuidadosa que era la ex Primera Dama con su vestimenta, incluso, aventurándose a hacer bocetos de los diseños que quería, nunca dejando al azar la imagen que la convertiría en una leyenda de la moda.

Jacqueline Kennedy, 86 años de estilo y eleganciaVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar