'Esmoquin room' para ellos... y ellas

La prenda de fiesta preferida entre los hombres cuenta con numerosas adeptas, con versiones de fantasía para un 'look' estilo 'his&hers'

El año 2014 ha sido el año del tuxedo, y no sólo para ellos: ellas también se apuntan al esmoquin femenino cuando la ocasión lo requiere. Una tendencia que se ponía de moda durante la entrega de los premios BAFTA a principios de año, cuando Brad Pitt y Angelina Jolie, la pareja que meses más tarde daría la campanada con una boda sopresa, pisaban la alfombra roja con un atuendo his&hers, con sendas dinner jacket a juego, la de ella firmada por Saint Laurent y la de él, por Valentino.

hombre-tux-10VER GALERÍA

ESMOQUIN PARA ELLAS. Alexa Chung, con una variante de esmoquin combinando pantalón de tirantes con camisa brocada satinada, lazo al cuello y dinner jacket. Jessica Alba se salta el protocolo con una chaqueta y pantalón que sustituyen la banda brillante de la solapa y las costuras laterales por aplicaciones de pedrería. Emma Watson, ejemplo de la elegancia atemporal del esmoquin, con un modelo clásico en negro y camisa blanca sin pajarita.

Es precisamente a Yves Saint Laurent, uno de los diseñadores mejor vestidos de la historia de la moda, a quien se debe la creación del esmoquin femenino, puesto de moda por Brangelina en la red carpet. El look tomboy, especialmente si es de gala, se ha ganado un hueco en el armario de muchas gentlewomen, que cambian la falda por los pantalones -algo que ya hacía Coco Chanel en su época-, y se atreven a pisar la alfombra roja con pantalones capri o tobilleros con corte pinzado por delante, prendas en tejidos nobles como rasos, sedas, mikados y terciopelos, detalles brocados sobre metalizados de colores en azul zafiro, esmeralda o incluso marsala, y zapatos de tacón, casi siempre acabados en punta y con la altura de un stiletto, para alargar aún más la pierna, estilizando el efecto del pantalón.

hombre-tux-01VER GALERÍA

'HIS & HERS'. Variantes del tuxedo masculino frente a uno femenino: ellos, con look clásico en oscuro y solapas brillantes en punta de flecha sobre lana o terciopelo, y un único guiño a la informalidad, con corbata sustituyendo a la pajarita que dicta la etiqueta. Ellas,con chaqueta oversize, manga remangada y pantalón tobillero. De Reiss. ©Reiss

CONSIGUE EL 'LOOK'
El toque hiperfemenino de esta prenda lo ponen las bandas de cristales y pedrería en las costuras laterales del pantalón, como la dinner jacket de Jessica Alba; las blusas de seda con cuello acabado con una lazada maxi en seda negra y capa, como el look tomboy de Alexa Chung; los crop-tops que recortan centímetros al emoquin de toda la vida, como la versión ultra sexy del esmoquin de Emma Watson; y los escotes de vértigo que dejan la piel al descubierto, como el arriesgadísimo look sin blusa de Olivia Wilde.

Los accesorios: los ya mencionados 'taconazos', con efecto jaula o sandalia tobillera si la pernera deja el tobillo al descubierto, además de los bolsos de mano estilo clutch de fiesta, y los minaudiere, con aplicaciones-joya en el cierre.

hombre-tux-02VER GALERÍA

FANTASÍA SIN NORMAS. Tres esmoquin femeninos, en azul royal y negro, todos con chaqueta entallada de un único botón, y pantalón tobillero para lucir sandalias. De Theory, EachxOther y Antonio Berardi

El esmoquin masculino, por su parte, suele alejarse más de las tendencias de temporada y anclarse en los grandes clásicos asignados a esta prenda: para ellos lo que cuenta es ceñirse a la etiqueta, con algunos detalles elegantísimos en los tejidos, especialmente en las combinaciones entre pantalón de lana y chaqueta de terciopelo, y las texturas de solapas brillantes. Un ejemplo de esta diferencia de estilos entre ellos y ellas es precisamente el que nos servía en bandeja Brangelina: él, perfectamente engalanado con un look casi de ceremonia -aunque no del todo: el tuxedo es una prenda de etiqueta, ideal para fiestas nocturnas, cócteles y premios, pero no tanto para bodas a menos que seamos George Clooney-, con camisa sin cuello, pajarita y zapato acharolado. Ella, por su parte, con un traje de corte skinny mucho más desenfadado, con camisa de cuello abierto y pajarita desabrochada, casi como si acabase de abandonar la fiesta.

hombre-tux-13VER GALERÍA

Bradley Cooper cambia las solapas brillantes de su dinner jacket por unas de terciopelo

El esmoquin suele triunfar en las entregas de premios, y puede llegar a incluir hasta cinco prendas si lo llevamos al completo, incluida la camisa de cuello pajarita -en blanco o negro, ideal para un look bicolor como el que ha puesto varias veces de moda el actor Ryan Reynolds-, los pantalones con una raya lateral brillante en el mismo tejido que la solapa, la chaqueta con solapas rectas o en punta de flecha, la pajarita en oscuro y una tercera prenda interior, que puede ser tanto un fajín como un chaleco, aunque estos últimos estén cada vez más en desuso en favor de un look más relajado y sobre todo más cómodo. Algo especialmente importante si se tiene en cuenta que, según manda la etiqueta, no debemos desprendernos nunca de la chaqueta cuando vestimos una dinner jacket.

hombre-tux-03VER GALERÍA

'LOOK' DE A DOS. Tuxedos de corte skinny fit, con solapas de satén sobre texturas en azul o marsala, de Topman. Los modelos femeninos, con chaqueta corta y shorts en lugar de pantalón largo, y camisa negra en vez de blanca, pertenecen a las colecciones de Rag & Bone y Topshop.

Otra diferencia en este atuendo his&hers que también debemos tener en cuenta, especialmente si queremos vestirnos en pareja estas fiestas, es el largo del pantalón, que si bien en el esmoquin femenino suele cortarse caprichosamente a la altura del tobillo, en el caso de los hombres debe quedar exactamente por encima del tacón del zapato. El largo de la chaqueta también cuenta: para ellas valen los modelos XL que sobrepasan la cadera con un efecto tomboy, así como las chaquetas entalladas y los cortes tipo torera, que a veces dejan al aire la cinturilla del pantalón. Para ellos, la chaqueta debe ir ligeramente entallada a la cintura, con manga que deje los puños de la camisa al decubierto, para poder lucir los gemelos cuando movemos el brazo.

hombre-tux-09VER GALERÍA

ESMOQUIN PARA ELLOS. Ryan Reynolds, experto en la combinación black & white, con chaqueta de esmoquin de solapa recta y botón único. Uno de los pocos que se atreve con el atuendo completo, que incluye un fajín o, como en este caso, un chaleco, es el gentleman David Gandy, que no se salta ni una de las normas protocolarias de la dinner jacket. Y en tercer lugar, la pareja que ponía de moda este estilo his&hers, Angelina Jolie y Brad Pitt, con esmoquin combinado de Saint Laurent y Valentino.

Más sobre: