Valentino y Walter van Beirendonck, genialidad en la 'fashion week' de París

Ambas firmas, italiana y belga, cumplieron expectativas en la primera jornada de la Semana de Moda Masculina de París

VER GALERÍA

Estampados a todo color en la colección primavera-verano 2015 de Valentino

Tras confirmarse esta semana que la pasarela de moda para hombre de Madrid -la MFSHOW Men-, no tendrá lugar hasta mediados de julio, ayer daba comienzo la recta final en la maratón de las fashion week masculinas, que este año tiene en París su destino final, tras pasar por Londres, Florencia y Milán. París representa la joya de la corona, sartorialmente hablando: durante cinco días, todas las miradas se vulcan hacia la capital francesa, y se puede decir sin temor a equivocarse, que cada línea de costura presentada aquí es una línea directa hacia las tendencias que se verán en las calles doce meses más tarde.

VER GALERÍA

Detalle de una de las mochilas vistas en el desfile de Valentino

Una de las firmas de cabecera, protagonista de la primera jornada, es Valentino, a cargo desde 2008 de los directores creativos Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli. La firma sabe hacer uso del color como nadie, moviéndose con especial soltura entre gamas antagonistas como granate, beis o eucalipto, restando a veces algo de la sensualidad original de Valentino Garavani pero imprimiendo un carácter propio a cada una de sus colecciones de hombre y mujer.

VER GALERÍA

El belga Walter van Beirendonck, una de las figuras más creativas de París

Las notas comunes para la primavera-verano 2015: los motivos de estrellas, flores y mariposas, que presentan un reto para los patrones de moda de hombre de la casa de costura italiana, ejecutando con precisión desde una bermuda a una gabardina o un tres cuartos de verano.

Otro que brillaba ayer en París era el belga e integrante de 'Los seis de Amberes', Walter van Beirendonck, uno de los genios contemporáneos de la costura, y que en esta edición de la fashion week parisina alude en sus prendas a la falta de conexión e invasión de la privacidad que se vive cada día en las sociedades modernas occidentales.

VER GALERÍA

El working class de Cristophe Lemaire

Un género, el de la reivindicación social, que se ha manifestado abiertamente y de forma constante en las colecciones para hombre vistas en este particular round de moda masculina, que arrancaba en Londres dos semanas atrás: desde la moda 'apocalíptica', con referencias a escenarios de guerra, hasta una versión actualizada de la working class, que se asomaba ayer a las colecciones de Carven o Cristophe Lemaire, con monos y piezas denim, y gamas de color 'uniformadas' en azul acero y naranja butano.

¿Quieres saber qué más se vio ayer en París?
Resumimos las mejores colecciones en la galería de imágenes.

Más sobre: