Los ocho zapatos para hombre del verano

Así son las piezas de calzado más selectas de las nuevas colecciones

VER GALERÍA

Los slippers y alpargatas se pasan del terciopelo y algodón a la piel fina

Acertar con el calzado en los meses estivales varía mucho dependiendo de la situación, el largo del pantalón o incluso la textura y caída del tejido con el que lo combinemos. ¿Es posible lucir las tan denostadas sandalias con un traje sastre? Las versiones más elegantes del calzado masculino para la temporada de verano que se avecina toman hasta ocho formas distintas: ocho piezas indispensables en el abecedario del zapato para hombre, que parte de la espartana alpargata, que se renueva cambiando algodón for una piel finísima, el loafer de cuero que deja el tobillo al descubierto, o el Oxford bicolor, que alterna texturas y materiales para adaptarse a las nuevas temperaturas.

VER GALERÍA

Los slip-ons son zapatos libres de cordones, uno de los modelos más populares en verano

El mocasín, considerado uno de los modelos slip-ons más populares -esto es, zapato que no se abrocha sino que se 'desliza' hasta ajustarse al pie-, es de hecho una de las piezas clave del calzado para el verano 2014. Un modelo atemporal que resiste a las inclemencias del tiempo, y que podrás encontrar tanto en cuero firme como en ante, más flexible, acaparando una variedad más amplia de colores, como aguamarinas, grises o lavandas.



Otra versión de alpargata en piel, de Valentino

La misma suerte corren los derby o blucher, los zapatos con cordones y lengüeta, que se cierran en torno al empeine: el modelo más sencillo de la temporada tiene en el ante su mejor compañero. Una combinación práctica y efectiva con cualquier pantalón chino, short o vaquero, que permite la transpiración y es más flexible que algunas de las otras piezas populares esta temporada. Los encontrarás en abundancia en tonos navy o marrón, además de multitud de colores neutros.

VER GALERÍA

Hebillas: sandalias y zapato de ante de doble cierre. De Smalto y Hardy Amies

Algo más arriesgado resulta el Oxford en dos colores, que mezcla materiales, alternando piel con lienzo de algodón. Lo mismo sucede con el zapato con hebilla, doble o sencilla, que gana presencia en los atuendos veraniegos y también permite dejar el tobillo al aire gracias al corte en la parte superior del zapato. Las reinas del verano: las alpargatas y los slippers, que hacen un upgrade a su estatus de calzado de 'andar por casa', cambiando lienzos y tejidos de algodón por otras versiones más elegantes, como la piel o el ante.

Más sobre: