Valentino, Raf Simons y Walter van Beirendonck, tres de los platos fuertes en el primer día de desfiles en París

Despliegue de color en el primer día de la 'fashion week' masculina de París

by hola.com
Con el cierre de la Semana de la Moda Masculina de Milán, los expertos en moda, fotógrafos y bloggers apenas tienen unas horas para trasladarse a la segunda capital europea de la moda para hombre. París daba la bienvenida en la mañana de ayer a sus primeros desfiles con las colecciones para el otoño-invierno 2014-2015, y lo hacía por todo lo alto: con tres de sus platos fuertes, que presentaban tres de las colecciones más extraordinarias de las vistas hasta el momento en esta maratón de la moda para hombre, que va ya por su segunda semana.

Los elegidos: Valentino, Walter van Beirendonck y Raf Simons, que apostaban por el color, con llamadas a las prendas más urbanas del armario masculino, las piezas inspiradas en el street art -Simons se alía esta temporada con el artista conceptual Sterling Ruby, creando auténticas galaxias sobre prendas desteñidas-, las geometrías, la peletería, los leggings masculinos, el patchwork o las plumas.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
De pie, delante de un espejo de cuerpo entero. Así fue la escenografía elegida por Haider Ackermann para presentar su nueva colección masculina de cara el otoño-invierno de 2014. La herencia cultural del diseñador -nacido en Colombia y criado a caballo entre Etiopía, Francia y Holanda-, se manifiesta en sus nuevas propuestas filtrándose entre las costuras de maxigabardinas y capas, pantalones de sastrería de corte harem con estampado geométrico, blazers de solapa vuelta en terciopelo, bufandas de seda, pinzas asimétricas, pliegues y elegantes textiles drapeados en torno a la cintura y cadera. © Estrop
La primera explosión de color del día la protagonizaba la colección de Walter van Beirendonck, una de las figuras clave del grupo de diseñadores de moda flamencos, 'Los Seis de Amberes', y pieza indispensable de la fashion week parisina. El belga ya protagonizaba una de las colecciones del año en 2013, y en esta edición repite con una propuesta conceptual a modo de denuncia social -algunos de los modelos encargados de abrir el desfile portaba penachos de plumas con el mensaje 'stop racism' bordados en ellos-, combinando la superposición de prendas con una explosiva mezcla de colores y estampados. © Estrop
Leggings para hombre -o meggings- en lycra de color rojo o verde, estampados poligonales, ponchos, chaquetones... La anarquía creativa del diseñador toma un hilo conductor: el cocodrilo, como símbolo de libertad, que se cuela en las prendas a través de motivos en zig zag, texturas escamadas y agresivos contrastes. © Estrop
Mucho más comedida, la propuesta de Carven habla al hombre tradicional: sastrería clásica de factura parisina, que recupera el gusto por los neutros gracias a total looks en gris, marrón óxido, o azul, además de conceder espacio a los tonos blush y el color maquillaje en camisas, t-shirts y americanas. © Estrop
La segunda colección destacada del día no podía ser otra que la de Raf Simons. El belga tomaba el testigo de su compatriota a última hora de la tarde, cerrando el día con un espectacular despliegue de medios, que incorparaba guirnaldas con el estampado de la bandera norteamericana a ambos lados de la pasarela. © Estrop
Un marco extraordinario para su nueva propuesta, creada en colaboración con el artista conceptual Sterling Ruby, y que incluye prendas cien por cien gráficas, incorporando efectos visuales como desteñidos, salpicaduras y patchwork a camisas, pantalones pitillo y abrigos. © Estrop
El detalle: a pesar de ser una de las propuestas más coloridas del día, la colección parte del negro como base, haciendo del espacio vacío el lienzo sobre el que construir un universo de galaxias y constelaciones cuajadas de estrellas. © Estrop
El primer día de desfiles no dejaba demasiado tiempo para tomar aliento entre una y otra propuesta: la colección de Valentino se presentaba menos contenida de lo que viene siendo habitual desde que Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli tomasen el testigo de Valentino Garavani al frente de la firma. © Estrop
Su desfile en París no podía haber sido más certero en términos de márketing: apenas unas horas antes, la firma abría en la Rue Saint-Honoré, una de las arterias comerciales más chic de la capital francesa, su flagship store de moda para hombre. La propuesta para el invierno que viene: una línea más cercana a la moda urbana, con concesiones a la sastrería italiana, pero que se vuelve más y más atrevida a cada pieza gracias a las prendas de outwear, con paneles de peletería, abrigos con efecto patchwork, o un único y espectacular tres cuartos en color camel, con plumas de halcón sobre los hombros. © Estrop
La propuesta futurista de John Lawrence Sullivan rompía con la tónica de la jornada de ayer en París: looks monocromáticos, prendas híbridas entre el sport y el traje de vestir, acabados engomados, cuellos elevados, capuchas... se convertían en el centro de su propuesta en este primer día de desfiles. © Estrop