El despliegue de pieles de Fendi y los metalizados de Roberto Cavalli cierran la 'fashion week' masculina de Milán

La pasarela milanesa termina justo a tiempo para que dé comienzo la Semana de la Moda Masculina de París

by hola.com
No apto para los amantes de los animales: una premisa que pone en sobreaviso al que se convertía en el mejor desfile del día en Milán en la jornada de ayer, última en la fashion week masculina de cara al otoño-invierno 2014-2015. Fendi despegaba así con una propuesta de outwear basada casi exlusivamente en la tradición peletera de la casa; tanto es así que el resto de prendas que acompañaban a abrigos, chaquetas y chaquetones pasaban casi desapercibidos, haciendo las veces de accesorios. Una colección que ya sentenciaba sus intenciones antes de salir a la pasarela: la catwalk aparecía cubierta por una gruesa alfombra de piel de pelo de cabra, en color negro.

El suntuoso despliegue de Fendi tenía un único rival: Roberto Cavalli, que en esta edición se aleja de sus formas habituales -más que contar con voz propia, sus colecciones de hombre suelen replicar las propuestas de la línea femenina-, creando una espectacular línea inspirada en el glam rock, con el oro envejecido como hilo conductor, además del tradicional print de cebra marca de la casa.

Otras propuestas más comedidas: la mezcla de estampados de Daniele Alessandrini, los tuxedos en terciopelo de Ermanno Scervino o el neón deportivo de Dirk Bikkembergs se encargaban de cerrar el último día de desfiles en Milán, justo a tiempo para la Semana de la Moda Masculina de París.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
El estampado pata de gallo, los rombos, rayas y topos se convierten en el eje central de la nueva colección de Daniele Alessandrini para el próximo invierno, jugando a las superposiciones en americanas, cazadoras y jerséis de cuello de pico, tanto en gris, como en blanco y negro y notas de rojo carmín. El detalle: el calzado, de corte clásico, con piezas Oxford, mocasines y loafers. © Estrop
Una de las colecciones destacadas en la recta final de la pasarela masculina de Milán fue la de Roberto Cavalli, que acerca su línea de moda para hombre al glam rock, con prendas que presentan trazas de las señas de identidad de la firma -el print de cebra-, junto a chaquetas y cazadoras bordadas, esmoquines texturizados con brocados, solapas de terciopelo y mezcla de tejidos, todo bañado en una capa de oro envejecido. © Estrop
El pase de Brioni se alejó de la pasarela tradicional y optó por el stand-up, una fórmula que permite pasear en torno a los modelos y admirar las prendas de cerca desde diversos ángulos. La capa continúa siendo uno de los fuertes de la temporada que viene, así como la cazadora bomber (un must en el armario masculino desde hace ya dos inviernos), y el estampado de aves exóticas, que ya hacía acto de presencia en el desfile de Les Hommes durante el fin de semana. © Estrop
La tendencia de incorporar falda a los estilismos para hombre continua avanzando imparable sobre las pasarelas, con propuestas como la de D Gnack, que constriñe su colección para el otoño-invierno 2014-2015 a las líneas rectas y bien depuradas, reduciendo su paleta cromática al blanco y negro, con abrigos-vestido, pantalones capri superpuestos sobre pantalón tradicional, americanas asimétricas y botas deportivas con puntera de goma. © Estrop
Otro de los pases destacados del día -quizá no tanto para los amantes de los animales como para los amantes de la moda-, fue el de Fendi, que cubrió la pasarela con una gruesa alfombra de piel de cabra, sobre la que tuvo lugar un extravagante despliegue de piezas de piel para hombre, que se convertiría en una de las colecciones de la jornada. © Estrop
Las prendas básicas del armario masculino, como trajes sastre, camisas o pantalones de vestir, pierden definición en comparación con las ostentosas prendas de outwear de piel, alternando texturas tan dispares como el cocodrilo y el neopreno, con la piel de marmota reversible. © Estrop
La nota más elegante del día la puso Ermanno Scervino, que cerraba su pase en la fashion week milanesa con una selección de esmoquines y trajes de fiesta para hombre, elaborados en terciopelo de color oscuro, con zapato forrado de raso. © Estrop
El invierno de 2014 se convierte en el año del neón para Dirk Bikkembergs, que dirige su atención hacia el amarillo flúor en gran parte de su nueva colección, alternando las versiones más chillonas de sus prendas con verde oliva, negro o azul marino. 
Con clara inspiración mod, tanto en las formas como en el look de los modelos -el corte de pelo ya mos ponía sobre la pista de la corriente sixties que invadiría toda la colección-, la propuesta de Z Zegna se convierte en un viaje en el espacio y tiempo, transportándonos al Londres de cinco décadas atrás. © Estrop
Las líneas: trajes navy con estampado de raya vertical, pantalones tobilleros, zapatos con hebillas y jerséis de cuello vuelto en punto de color oscuro. En las prendas de outwear dominan las siluetas oversize -maxibolsillos incluídos- y los tonos mostaza y azul. La línea más juvenil de Ermenegildo Zegna cuenta en la actualidad con la dirección creativa de Paul Slurridge, que parece haber traducido sus años en Burberry -quizá la firma más british del circuito-, en una impronta cien por cien londinense en sus nuevas creaciones. © Estrop
El ante se convierte en la nota clave de la nueva propuesta de Trussardi, que factura gran parte de sus prendas de nueva temporada en este material de invierno: gabadinas, cazadoras de aviador e incluso tops, con bajo elástico y cuello cruzado de punto. © Estrop
Para su desfile en Milán, los hermanos Dan y Dean Caten (DSquared2), transformaron la pasarela en una cárcel; una escenografía que acompañaba los estampados de algunas de sus prendas, donde podían leerse mensajes como 'Caten's Penitentiary' o 'DSquared Cell Block', haciendo diversas referencias carcelarias sobre pulcras camisas blancas, sudaderas de algodón, blazers o vaqueros. © Estrop